Restaurante Círculo Mercantil: La última sorpresa de gran vía.

Restaurante Círculo Mercantil: La última sorpresa de gran vía.

Vivir en Madrid es complejo. Uno se siente un poco como esos guardias de seguridad de los grandes museos, los acomodadores de un cine o los vendedores de coches de alta gama; rodeados de experiencias que saborear pero abrumados por la cantidad de las mismas, siendo imposible disfrutar de todas ellas.

En el número 24 de la Gran Vía madrileña, sin duda uno de los puntos claves de esta especie de sentimiento de Stendhal urbano, se encuentra cierto edificio muchas veces injustamente desubicado de los primeros puestos de interés. Se trata de la todavía hoy sede del Círculo de la Unión Mercantil e Industrial, inmueble inaugurado en 1924 y en la que sitúa el Casino Gran Vía.

El Casino Gran Vía es una excepcional oportunidad para cualquiera que busque una nueva forma de ocio. Desde los propios habitantes de la capital hasta turistas con unos días para saborear la misma, este envidiable espacio acoge todo tipo de demandas con las más variadas ofertas. Por supuesto tenemos ruleta, póker o máquinas de juego, pero además todas las semanas hay conciertos, eventos de toda clase y se pueden disfrutar retransmisiones deportivas en sus numerosas instalaciones, decoradas de forma elegante y sorprendente.

salonp

 

Por si fuera poco, a lo largo de las tres primeras plantas del edificio se pueden observar fotografías de la historia reciente de Gran Vía y de lo que el desarrollo de esta calle ha supuesto para la ciudad de Madrid. La dirección del complejo es tan ambiciosa que en un tiempo planean habilitar las plantas restantes e incluso la envidiable terraza.

Pero por supuesto, lo que resulta especialmente atractivo para G de Gastronomía es su restaurante, situado en la tercera planta. El Restaurante Círculo Mercantil, es un espacio único pero que sin duda marida con todo tipo de comensal en busca de un lugar elegante pero acogedor donde mantener una velada especial, una comida de negocios o una comida informal. Capitaneado por Iván Sánchez, chef salido de prestigiosas cocinas como Arzak o Aduriz, el espacio propone una carta de precios muy razonables y a la vez, un menú degustación más ambicioso, todo ello con un cuidado y gusto que se advierten a primera vista.

Bueno, ¿y qué hemos comido?

Después de una deliciosa crema de almendras como entrante (suave, refrescante y mil adjetivos más que hacen que todavía hoy la recuerde de forma nítida) llegó el arroz meloso con jarrete de ternera. El arroz, según hemos oído, es una de las señas de identidad de la cocina de Iván Sánchez, y no es para menos. Un sabor potente pero marcado en los tonos adecuados junto a una carne de buena proporción y textura envidiable nos daban cuenta de la seriedad con la que debíamos tomarnos lo que allí se acontecía.

cremap

arrozp

Tras pasar las popietas de lenguado, correctas y acompañadas de deliciosas alcachofas, llegamos al ciervo. Servido con frutos rojos, puré y aceitunas, el plato de caza resultó una auténtica locura de sabores, todos perfectamente unidos entre sí sin restar un ápice de protagonismo a la carne.

popietasp

ciervop

Maridado todo con unos excelentes vinos, la panchineta con helado de pistacho fue el postre elegido para esta ocasión. De raíces vascas como el chef, resultó tan delicioso como esperábamos ya a esas alturas del espectáculo.

vinosp

 

postrep

Este rincón que les hemos descubierto hoy estaba curiosamente a la vista de todos. Así que ya saben gastrónomos, si visitan Madrid, Gran Vía es ahora un destino doblemente irrenunciable. ¡Seguro que nos vemos por allí!

Semejante Ramera

 

By Santi Alverú

Un comentario

  1. ¡Nos ha encantado la entrada! Y nos alegra muchísimo que disfrutárais tanto de la comida de nuestro chef. Esperamos volver a veros por aquí, sois unos comensales de lujo. 😉

    ¡Muchas gracias por las palabras amables y un saludo!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*