O'Haras: Comida casera y hospitalidad irlandesa en Pozuelo

O'Haras: Comida casera y hospitalidad irlandesa en Pozuelo

La restauración es como las cebollas, que diría cierto personaje de animación. Está compuesta por capas. Si bien algunos restauradores parecen haber nacido con las ideas claras, y saben o creen saber ubicarse desde un primer momento, otros necesariamente navegan entre estos niveles, hasta que finalmente crítica y sobre todo público les indican que han llegado donde deberían.

Este ha sido, mayormente, el dilema de O’Hara’s a lo largo de su trayectoria. Desde hace años, este local de característico ambiente irlandés ha ido adaptándose a lo que creían que su público podría querer, aunque ellos no lo supiesen todavía. Así, de un bar que competía con una oferta nocturna en exceso homogénea (copas, pachangueo y poco más) han ampliado además a ser un restaurante de cocina casera.

Si sumamos estas dos facetas a una terraza abierta todo el año, espaciosa y habilitada para fumadores; o a una carta de la zona restaurante en la que encontrar desde sandwiches hasta ensaladas, pasando por pasta y hamburguesas; incluso a una oferta de más de 35 cervezas de todo tipo, entendemos que Ramón, la mente detrás de O’Hara’s, ha decidido para su local aglutinar varias de las antes mencionadas capas, y así juntar intenciones y público en una gran e improvisada segunda casa para sus clientes.

El otro fenómeno al que tiene que enfrentarse cualquier local dentro de la capa en la que haya decidido quedarse, es la competición con el resto de inquilinos de ese nivel. Hay competiciones por estrellas Michelín y las hay por ver quien sirve el café más económico o el mejor pincho de tortilla. Estas pueden parecer nimias al lado de las primeras, pero para el establecimiento en cuestión son vitales. ¿Las batallas de O’Hara’s? Se libran contra las cadenas y franquicias en su zona de Pozuelo (Vía de las dos Castillas, 23. Semiesquina con calle Oslo, junto a Avenida de Europa), todos grandes nombre en letreros de neón que no nos son desconocidos. Y lo hace con fuerza, con una cocina hecha día tras día a la que el resto puede envidiar.

10989218_395313293973724_5879665848609536633_n

En definitiva, una propuesta que parece que todos conocemos, porque la hemos visto mil veces, pero con un trabajo detrás que una vez se conoce y se prueba, resulta único y de calidad. No es casualidad que sea Irlanda el país que inspira su estética, pues la mundialmente famosa hospitalidad de los habitantes de la isla se respira también en O’Hara’s, que acogen al cliente sea este mayor o joven, quiera cenar en pareja o merendar con amigos, busque salir de fiesta o pasar un rato con su familia.

Bueno, y ¿qué hemos comido?

En primer lugar, palomitas de pollo como entrante. Una propuesta servida de forma original, y que junto a la salsa barbacoa resultaba perfecta para abrir el apetito. Junto a estas, nos recomendaron una cerveza artesana alemana de tipo landbier (de mesa, perfecta para acompañar con las comidas), de nombre Grevensteiner, de sabor suave, incluso dulce, poca graduación y tonalidad rubia.

10959621_395313200640400_4735665994223006911_n

Después, hamburguesa con trufa negra en pan de mollete. Carne de ternera mezclada con trufa negra, canónigos frescos, tomate muy fino, una pizca de queso Brie, cebolla frita y mayonesa. No dejaba lugar a dudas: en O’Hara’s han apostado fuerte por las hamburguesas como plato principal. Deliciosa.

10959766_395313350640385_951314606645982724_n

Y finalmente, de postre, tarta de queso casera, que como se puede advertir por la foto, no deja indiferentes. Era cremosa, con una base crujiente y firme y una cobertura afrutada muy acertada.

10868161_395313383973715_3743659944162055622_n

Hemos comido y nos hemos sentido como en casa. Poco más se puede pedir. Si viven por la zona acudan a probarlo y me cuentan. Si no, también merece la pena desplazarse hasta allí.

Nos leemos pronto gastrónomos, tal vez con algo más cinéfilo o tal vez con una nueva incursión gastronómica por Madrid. ¡Un placer!

logo

by Santi Alverú

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*