Estreno de la película #Chef: gastronomía, redes sociales y un camión de comida rápida.

Estreno de la película #Chef: gastronomía, redes sociales y un camión de comida rápida.

 

Bienvenidos a un viaje por el proceso creativo del critico amateur. Aquí está el primer párrafo. En esta parte he de intentar aclarar de qué va el asunto y de paso, llamar la atención. Siendo un poco original y gracioso. Empiezo explicando que la película #Chef está dirigida, escrita y protagonizada por Jon Favreau, que es ese hombre gordito cuyo apellido se lee “favró” y que recordaréis por otras películas como Iron Man (esto tal vez lo meta en un paréntesis).

Menciono para terminar que en el amplio reparto se dejan ver, unos más que otros, caras tan conocidas como Sofía Vergara, Dustin Hoffman, Scarlett Johansson o Robert Downey Jr. 

 

En vez de resumiros la trama, os dejaría el tráiler por aquí. 

[youtube id=”vEgN0NAsYQ4″ width=”620″ height=”360″]

En este párrafo, y los inmediatamente posteriores, me meto de lleno en la película. Explico que para mi, #Chef habla de cómo nuestras vidas, nuestras decisiones y, si se es artesano o artista, nuestras creaciones, afectan y conviven de forma muy directa con la gente de nuestro alrededor, y cómo gracias a las nuevas tecnologías esto ha cambiado, llegando a interactuar con innumerables personas de las que de otra forma no hubiésemos sabido jamás, y que nos provocan emociones y vivencias que tampoco nos hubiésemos imaginado experimentar.

Continuaría argumentando que la cinta tiene un problema aparentemente insalvable para hablar de todo esto. Sus constantes referencias a Twitter y a ciertos productos de Apple  (tanto la red social como Iphones o Ipads aparecen una y otra vez y resultan tremendamente útiles para nuestro protagonista y su negocio) podrían hacer que todo su discurso sobre la honestidad y la pasión en la vida y la cocina se viesen perjudicados. Pero de alguna forma, con una fotografía que recuerda a grandes cintas como Jiro: Dreams of Sushi, y una banda sonora espectacular (de la cual dejaría, sin duda, un temazo al terminar este párrafo) Jon Favreau consigue que #Chef parezca un intento bastante sincero de un director habitualmente muy comercial por contar una historia más personal. 

[youtube id=”s75WIkQBYzk” width=”620″ height=”360″]

Me gustaría mencionar también cómo, al igual que en Iron Man I y II, donde Fravreau aprendió a resultar auténtico para miles de fans a pesar de incluir un anuncio oculto en cada fotograma, al final las escenas de product placement en #Chef resultan más un simple registro de un elemento hoy en día inevitablemente vinculado a nuestro mundo que una forzada oportunidad comercial.

chef-movie-still-2

Es más, podría explicar, para seguir con el rollito gracioso, que no se si estoy consiguiendo, que incluso siendo el que esto escribe alguien a quien las expresiones espontáneas de felicidad y folclore, tales como “el tonto que coge la guitarrita en la fiesta” o “los andaluces que se lían a dar palmas en cuanto se han tomado la primera Shandy“, le resultan extremadamente desagradables, al salir de la sala de cine sentía genuinas ganas de cocinar comida rápida hecha en casa y escuchar música cubana.

[youtube id=”xv1I3d9pQ1o” width=”620″ height=”360″]

Tras haber dejado todo esto claro, e intentando ir acabando, me gustaría referirme a la parte que #Chef le dedica a la crítica, como una forma primordial de las antes mencionadas relaciones del creador con su público. La crítica gastronómica, pienso y escribo, es hoy en día una de las más importantes, en comparación con otras como la crítica de arte, que han perdido peso frente al poder absoluto de la especulación y el dinero. Por eso, la película refleja bien hasta que punto una mala reseña gastronómica puede afectar en lo personal y en lo profesional a alguien como Carl Casper (Jon Favreau en la película), pero también cumple, la película, una bonita función de entendimiento hacia el crítico y le facilita un final redentor, le perdona y le convierte en un aliado y no en un enemigo, que es a lo que todo profesional que se dedique a valorar un esfuerzo ansía, excepto, tal vez, gente como Gordon Ramsay (cuyo apellido da nombre al crítico ficticio de la cinta, encarnado por Oliver Platt) o Carlos Boyero.  

En esto de la crítica, me permitiría añadir, nada como escuchar The Song For Phil Daoust, de Tim Minchin:

[youtube id=”3Onjdw_FXyw” width=”620″ height=”360″]

Y en este último párrafo necesito ser tremendamente escueto y sincero, acabar con una frase ingeniosa, ahí, pam, bimba, venga. Algo como “vayan a ver esta película, pero háganlo con el estómago lleno y los oídos bien atentos”. Si es que, joder, me sale solo.

Fdo:

logo se

By Santi Alverú

Recuerda puedes seguir  Semejante Ramera en FACEBOOK,  TWITTER ( y GdeGastronomía as always)

 

2 comentarios

  1. S.W. Pecker

    Amigo, Te recomiendo ofrecer contenido de calidad e interés para el lector y dejar un poco de lado los (fallidos) intentos por ser gracioso, y el análisis pseudo-sociológico. Ah! y hay que tener especial cuidado con los tópicos, más de uno podría darte un babuchazo (merecido, por otra parte) en los hocicos. En cuanto a la pelicula, más allá de las pretensiones comercialistas, si se les puede llamar así, la falta de fuste del discurso y la “visionaria” pretensión del amigo Favreau para con el público latino, me ha parecido una comedia entretenida, exenta de pretensiones, fresquita y que cumple perfectamente y sin alardes el cometido de este tipo de filmes. Saludos.

  2. Buenas noches señor Pecker, y gracias por comentar. Negativo o positivo de todo se aprende y más de lo primero. Esto es como la viña del Señor, todo el mundo es bienvenido. Vamos a diseccionar tu comentario.

    Sobre lo del contenido de calidad e interés: admito que con la crítica de #Chef me he dejado llevar un poco por lo que creia que era una forma más amena de escribir, pero con G de Gastronomía he pactado una (maravillosa) colaboración quincenal que te obliga a no poder mostrarte todos los días igual de intenso. Esto seguro que le pasa hasta al Papa. Tienes otras muchas entradas en las que el desarrollo de teorías y el análisis de corrientes cinematográficas son el tema principal. Y si consideras que esto tampoco es suficiente, creo que el último número de la revista Science es cautivador.

    Sobre los tópicos, si te refieres a lo del andaluz y las palmas, creo que esto es un problema de falta de sentido del humor. Pero oye, nadie es perfecto.

    Y luego tu crítica final a la película (¿un desesperado intento de contratación?) (que está bien lo que dices ojo, take it easy) me deja cierto resquemor, me pareces de esa gente que se lee el texto por encima y que piensa que con ese rápido vistazo ya sabe de que va la cosa. ¿Has visto la reflexión sobre la crítica y el vídeo de Minchin? en el vídeo el cómico británico suelta una frase con la que me despido. Con un saludo no, coño, con besos y abrazos.

    “I’ve written you this special song,
    to help you get the attention –
    you obviously, desperately lack”

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*