Casa Castro, escapada al occidente asturiano

Casa Castro, escapada al occidente asturiano

¡Hola gastrónomos!

Si hay algo que le gusta a la gente dinamita como yo, son las personas tranquilas como ellos….

No quiero empezar esta historia sin poneros en situación, así que vayamos al 11 de julio. Esa tarde llegué a Casa de Castro, en Coaña, como a casi todas las cosas buenas de mi vida, por casualidad. Alfonso Santiago, cocinero de Palermo, restaurante que os recomiendo encarecidamente conocer, me recomendó que tras la fiesta del desfile de mi querido Francis Montesinos que él se encargo de preparar me alojara en «ese hotelito con encanto porque te va a entusiasmar». Y no se equivocaba.

Llegué con el coche, a la carrera -no por ir rápido conduciendo, sino porque yo siempre voy como corriendo por la vida- y de golpe y porrazo como que me poseyó la tranquilidad. Es de esos sitios en los que se respira paz en cuanto entras. Expresión que por cierto antiguamente no entendía y ahora que me creo zen, -serán lo años-, empiezo a entender.

Dejando a un lado mi pequeña aventura con los mosquitos, mea culpa por dejarme la ventana abierta, me levanté en la más absoluta de las postales. Las gallinas cacareando, el sonido del cencerro de las vacas y desde las ventanas ese olor del occidente asturiano que combina a la perfección el eucalipto, el mar y ese toque de cuchu que en su justa medida no agobia. Si eres asturiano o visitas Asturias con frecuencia seguro que me estás entendiendo a la perfección.

Dado que me había levantado pronto por mi guerra con el Aedes aegypti, o mosquito cabrón [aquí la historia completa], me dediqué a escribir unas cosas que tenía pendientes y me creía la mismísima protagonista de una película italiana. En cuanto fue la hora, bajé al desayuno y ahí si que me enamoré.

De la casa, de la familia, del perro… pero sobre todo del mimo con el que estaba todo preparado. La fruta recién cortada, la repostería casera, unos buenos embutidos, una selección de panes, el olor a café… Era imposible no caer rendido a los encantos que se encontraban dentro de esa preciosa sala de madera.

Además del desayuno, otra cosa que me pareció espectacular cotilleando el jardín fue la sala de deporte, desde la que se puede ver a lo lejos el mar. Me quedé impactada de lo equipada que estaba y me muero de ganas de volver, esta vez equipada para poder hacer una ruta por los al rededores y luego acabar estirando en esa sala.

O por que no, en el jacuzzi que tienen en la azotea. ¡Qué maravilla para un día de otoño! Y en verano, tomar un café en su piscina rodeada de hortensias no puede ser mejor opción.

De sus propietarios, Rosa y Pedro, me llevo la historia de la casa y la de dos personas que me transmitieron lo importante de hacer lo que te gusta en la vida. Ella procedente del mundo de la hotelería, él economista. Hace 11 años deciden dar un vuelco a sus vidas y restaurar la casa de la familia de Pedro. Y sin duda, su sueño de ver brillar la casa familiar y el saber hacer de Rosa les lleva a gestionar este hotel rural a las mil maravillas.

Me encantó pasar unas horas hablando con Pedro, mientras me contaba la historia de la casa, las dificultades con las que se encontraron pero lo satisfactorio de tener un rincón donde la gente venga a relajarse. También debatimos sobre la tiranía del cliente, pero para eso tengo un post específico en el tintero.

Sin duda, me quedo con ganas de ir un fin de semana a desconectar, salir a caminar, disfrutar del paisaje, del olor a Cantábrico, de la gastronomía local…

Tarifas 

Los precios de las habitaciones oscilan entre los 78 y 115 €. Aquí os dejo el link a sus tarifas y la página de reserva. Hay opción de añadir cama supletoria a la habitación superior

Comodidades

  • Sala fitness
  • Terraza
  • Piscina
  • Jacuzzi
  • Sala de estar
  • Biblioteca
  • Ordenador
  • Zona de chimenea (que tengo ganas de verla en invierno)
  • Columpios
  • Aquí os dejo el link para más info.

Localización

Ctra. CÑ-6, Km.0.2 33719 CARTAVIO
Coaña (Asturias)ESPAÑA

Teléfono:+34 985 47 87 90
Fax: +34 984 98 01 53
e-mail: correo@casadecastro.es

Coordenadas GPS

N 43º 32′ 40,8» W 006º 47′ 04,2»

Cómo llegar a Casa de Castro

Viniendo por la Autovía A-8, tomar salida 483 dirección NAVIA – BOAL – COAÑA.
Incorporarse a la n-634 dirección Ribadeo – Tapia – A Coruña.
A 1.5 Km del desvío encontrarán Cartavio. Tomar la carretera CÑ-6 dirección LOZA que se encuentra a la derecha pasada la gasolinera Repsol. A 50 metros de este desvío a la derecha de nuevo encontrará el acceso a nuestra casa.

Recomendaciones

Si visitáis el hotel, os recomiendo que hagáis una visita al restaurante Palermo, del que os hable al inicio de este post, y os dejéis engatusar por la cocina de Alfonso de Santiago. También que aprovechéis para poneros unos playeros y caminar por la zona, visitar las playas cercanas y, sobre todo, que os dejéis aconsejar por Rosa y Pedro.

¡Nos leemos pronto gastrónomos!

 

Firma Carmen Ordiz

 

Un comentario

  1. Me flipan los bufés de desayuno, así que me acabo de enamorar un poco con el que nos has enseñado ♥ Y por cierto «ese olor del occidente asturiano»: fan total, creo que has clavado la descripción ;P

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*