Disfrutando de las pizzas de Massart

Disfrutando de las pizzas de Massart

Esta es la primera vez que acudo como redactor para G de Gastronomía a un restaurante que ya había visitado previamente. Dos veces, para ser exactos. Porque Massart, situado en la calle Isaac Peral número dos, en el madrileño barrio de Moncloa, tiene ya ganada cierta reputación gracias a sus pizzas y a los numerosos estudiantes que acuden día tras día a sus puertas.

Según nos cuentan los hermanos Gilles y Nicolás Massart, gemelos belgas al cargo de este negocio, el actual es su segundo local. Hace tiempo regentaban uno más pequeño, con la misma ilusión pero con otro modelo de negocio. Quisieron dar un salto hacia la calidad del producto y del servicio, y adquirieron el restaurante actual. Ellos se encargan de todo, de cada centímetro, desde los platos hasta la decoración, pasando por los empleados o la maquinaria.

foto-hermanos

Tienen muy claro lo importante que es fijarse en los maestros, y mencionan a cierto chef Siciliano llamado Toni del que aprendieron todo el oficio. Invierten en productos italianos, como la harina o el tomate. Son exigentes con las recetas, que únicamente ellos conocen, y a día de hoy, a pesar del éxito, siguen pensando en cambiar la carta y la decoración.

Bueno, ¿y qué hemos comido?

Nos decantamos por entender Massart de principio a fin. No únicamente por sus pizzas, que ya sabíamos eran de calidad. Por ejemplo, empezando con la ensalada de pasta con paleta ibérica, rúcula, tomate cherry, pesto y parmesano. Nos la recomiendan, y no se equivocan. Está buena con una salsa de pesto presente en su justa medida. La combinación paleta ibérica y pasta hace que se pueda empezar con ella o que sea también válida como plato principal.

foto-ensalada

Luego, la pizza. Massart permite pedir dos mitades diferentes en una misma pizza, así que nos acogemos a esta opción para probar más sabores. En una mitad, la pizza Massart o de la casa, con tomate, mozzarella, champiñones, crema de gorgonzola y jamón cocido. Su acompañante, la pizza Montesa, repleta de tomate, mozzarella, queso de cabra francés, nueces y miel. Esta destaca por su sabor, más alejado de lo que estamos acostumbrados, mientras que la primera es más clásica. En cualquier caso, ambas cuentan con unas raciones espectaculares de ingredientes de primera calidad, que dejan atrás aquellos días en los que uno tenía que buscar un trozo de jamón entre un mar de queso y tomate. La masa, espectacular.

foto-pizza

No nos parecía suficiente, porque nos gustan los riesgos, y probamos la hamburguesa tartufo. La carne tiene algo que me vuelve loco, además de estar cocinada de forma precisa. Resulta, según me explican sus artífices, que la grasa de la carne de vacuno que utilizan en sus hamburguesas es tremendamente inferior a la que estamos acostumbrados a probar. En la hamburguesa tartufo, que es la elegida, la salsa de trufa pasa un poco desapercibida.

foto-hamburguesa

Finalmente, la tarta de chocolate belga de postre está deliciosa. Es curioso, la receta no lleva leche, pero el sabor de la tarta es suave. El secreto está en el chocolate, según me explican, que tiene una intensidad menor de la que estamos acostumbrados cuando pensamos en chocolate negro.

foto-tarta

Massart no es un restaurante en el que olvidarse de que, al final, estamos hablando de pizzas y hamburguesas. La disposición de las mesas y el servicio invitan a no demorarse demasiado con sobremesas. Uno llega, disfruta de la calidad y el cariño en su plato, y se va. Para volver, seguro. Y no conozco muchos locales que puedan presumir de esto. Yo ya esto pensando en volver, y como siempre les digo, me encantaría verles allí. ¡Abrazo!

Céntrate en la pizza. Cómetela. Vuelve pronto.

NUEVA-FIRMA

by Santi Alverú

Un comentario

  1. Bonjour Gilles et Nicolas,

    Je viens à Madrid dans le courant du mois d’août
    C’est un probleme si je viens manger une Pizza?
    J’en profite pour prendre des nouvelles de Geneviève. Comment va t’elle? J’aimerais lui envoyer un mail, mais je n’ai pas son adresse courriel.

    Karl

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*