DIFEREN-T: Madrid acoge algo bueno.

DIFEREN-T: Madrid acoge algo bueno.

Como chico de provincias, al llegar a Madrid te asombran las oportunidades de la capital, su oferta, la aparente acogida que te brinda pese a no tener uno nada que ver con ella. Sin embargo, al pasar un tiempo, la ciudad se antoja más arisca a lo nuevo. Claro que permite posicionarte dentro de sus brazos, aprovechar todo lo que ofrece, pero se esfuerza tanto por hacer que resistan los clásicos, que a los que acaban de aterrizar no les llega ni una pizca de su apoyo.

Los medios tenemos también parte de culpa. Tendemos a dar por sentado que a la hora de recomendar, mejor ir a lo seguro. Esto nos promete confianza, pero nos aleja de la misión de ofrecer una visión real de la situación de nuestra ciudad. Las listas de los diez mejores restaurantes, o de los cinco espectáculos que debes ir a ver parecen estar ya selladas, para vergüenza de todos.

En esta tesitura se encuentra Diferen-T. Con una cocina de mercado por bandera, su chef Daniel Muñoz Montalban tendrá que hacerse notar en su local del número 55 de la calle Alcalá. Daniel, que no nos es desconocido en Asturias tras su paso por el restaurante El Camín de Oviedo, cuenta a su favor con muchos años de trayectoria y una zona bien transitada. En su contra, como mencionábamos, solo está enfrentarse a aquellos que no le den la oportunidad que sin duda merece. ¡No pasará en G de Gastronomía!

 

Bueno, ¿y qué hemos comido?

Antes de nada, apuntar que Diferen- T es un local amplio y muy cómodo. Al entrar, posee una zona de bar, ideal para tomar un café o un par de cañas. Su tamaño, cocina abierta, la disposición de los salones y la luz que entra por todas partes y abunda en el restaurante, invitan a convertir la hora de la comida en algo desenfadado, para disfrutar. Así que optamos por la clásica opción “probar un poco de todo”.

Por ejemplo, el tartar de salmón. Un plato fresco que encajará estupendamente ahora que llega el buen tiempo y con una materia prima estupenda, acompañado por aguacate y Furikake. Este último es un condimento compuesto por algas, pescados, huevos o vegetales deshidratados que cada vez se puede encontrar de forma más habitual en restaurantes japoneses aquí en Madrid y que Daniel tiene el buen gusto de introducirlo en su carta.

FOTO-TARTAR

Junto al tartar, tomamos una ensaladilla rusa correcta, con la que nos dimos cuenta del agradecido tamaño de las proporciones. Esto sumado al los precios de la carta, hace que sea fácil comer por unos 15 euros en cantidad y calidad.

FOTO-ENSALADILLA

Como platos principales, los callos y el pulpo. De nuevo en Diferen-T prima la calidad de la materia prima y el plato es presentado sin sobresaltos. Los primeros resistirían la mirada del madrileño más exigente, y el segundo, acompañado por parmentier de patata y pimentón de la Vera, del gallego más quisquilloso.

FOTO-CALLOS

Finalmente, en el postre encontré lo que más me sorprendió. El soufflé de pistacho con helado. Por su textura, por el helado, por el sabor a pistacho, por muchas más cosas obvias que podría seguir separando por comas, pero que no dejan constancia de lo mucho que impacta y gusta este plato.

FOTO-POSTRE

Diferen-T lleva en Madrid desde diciembre. Con el verano por delante, los rumores de una terraza que se añadirá pronto y su nueva carta de temporada, únicamente podemos esperar a que esté mucho más tiempo entre nosotros, adquiera cuerpo y presencia y nos alucine. Potencialmente, puede serlo todo. Ya me dirán si lo prueban gastrónomos, ¡nos leemos en los comentarios!

Santi Alverú

by Santi Alverú

Un comentario

  1. Me lo apunto!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*