Koldo Miranda en D'MIRANDA

Koldo Miranda en D'MIRANDA


En pleno centro cultural Óscar Niemeyer, con unas espectaculares y panorámicas vistas de Avilés, se encuentra D’Miranda. Innovación, arte y tradición encuentran su punto de fusión en la cocina del chef Koldo Miranda. GdeGastronomía por fin tuvo la oportunidad de conocer a este joven chef y a su magnífico y también juvenil equipo de trabajo. Buen rollo en estado puro se respira al entrar en la transparente cocina de este restaurante.

Nos vamos a poner un poquito más técnicos. Empezaremos con una de nuestras fases preferidas: definir algo o alguien con dos o menos palabras. Y así hicimos, llegando a la conclusión de que si fuera o fuese obligatorio definir sus creaciones culinarias con una sola palabra, esta sería: TEXTURAS. Y si nos dejasen una palabrita más: TEXTURAS PERFECTAS. Esto no se va a quedar así, GdeG no os va a dejar con la intriga, todo tiene su explicación; desde el primero hasta el último de los platos nos sorprendieron por su equilibrio y su complejidad, con unas texturas perfectas, como decíamos, que enfatizan los sabores, pero no los camuflan. En cada uno de los platos que componen el MENÚ EXPERIENCIA, destacan un conjunto de propiedades sensoriales que te llevan al “territorio” donde el chef y su staff desean.

 

image_1
Carta de bienvenida. Pomelo, naranja sanguina, frappé de hierba luisa y Candy de naranja-licor

Las propiedades sensoriales son los atributos de los alimentos que se detectan por medio de los sentidos y son, por tanto, la apariencia, el olor, el aroma, el gusto y las propiedades quinestésicas o texturales. Y aquí empieza lo bueno,  la apariencia, a cargo del sentido de la vista, representa todos los atributos visibles de una alimento, pero ¿Y si los que nos engañan son nuestros ojos? La imagen es real, pero nada es lo que parece. Esto es lo que consiguen a la perfección en D’Miranda con:

image_2
Juego de productos: nada es lo que parece. Melocotón, remolacha, fresa y cereza.
image_5
La fresa que no lo es.
image_4
Parece una cereza pero… ¿Qué es?
image_3
Nada es lo que parece en este plato espectacular.

Pero si somos sinceros, había un plato que esperábamos con más ansia que el resto y hemos de decir, que no nos decepcionó lo más mínimo, a pesar de las expectativas tan gigantescas que nos llevamos desde casita. Este plato no se puede describir con palabras, y a pesar de que nosotros creíamos que si, tampoco una foto es suficiente para comprenderlo, aunque creedme en foto a GdeG ya nos había conquistado. Os presentamos:

image_6
La hora del baño. Coliflor trufada, apio, eneldo, almendra, salmón y gambas.

Después de la relajante hora del baño, nada mejor que un intenso arroz “de puchero”. La simpática y agradabilísima Iratxe Miranda, nos explicó todo el proceso de producción de este plato; todos los secretos para conseguir esa esencia de cocido que da el carácter a este delicioso arroz:

image_7
Arroz de puchero. Esencia de un cocido.

Y cuando parecía que no nos podían sorprender con nada más, llego el #yoqueséquequéseyo que puso la guinda al pastel, un postre que enamoró a nuestro paladar y nos hizo pensar, pararnos a degustar en profundidad, saborear y tratar de descubrir toda la “magia” que se llevo a cabo en la cocina para conseguir este espectacular plato.

image_8
Coco-colado.

¡NOS ENCANTÓ! (en mayúsculas y gritando). No podemos decir nada más, para no estropear la sorpresa a todos aquellos que no puedan resistirse a este menú. Pero, como a nosotros, os vaticinamos que este coco os dejará meditando un rato.

Llegamos al final con otra textura que nos fascinó. En este caso, en el plato “merienda de otoño”, la tierra de café: taninos en perfecto equilibrio que dan el toque final a este espectacular menú degustación. Con este último plato, se recrea la hora del café y del chupito, con la elegancia y perfección que este chef y su equipo saben plasmar.

image_12
Cuajado cremosos de café y avellana al estilo de una torrija cremosa

Acompañado de:

image_13
Remolacha, aromáticos y tequila reposado.

 

En cuanto al local: la localización geográfica es perfecta y estratégica.Cultura gastronómica en el interior del Centro Cultural Óscar Niemeyer. Cultura² . A esto le añadimos unas vistas panorámicas que te acompañan durante el viaje gastronómico y una decoración sencillamente exquisita. El staff, familiar, cercano y encantador.

Nos dejaron entrar en su cocina y disfrutar viendo como trabaja este fabuloso equipo:

image_9
Adri dandole el toque a “La huerta en estado natural”
image_11
En proceso de creación: “el gochu” marinado y a la brasa.
image_14
“el gochu” marinado y a la brasa, Prêt a manger!

Iratxe Miranda nos explico con esmero, dedicación y profesionalidad cada plato así como contestó a cada una de nuestras dudas y preguntas. Un 10 para D’Miranda: staff y local. Y otro 10 para su Menú Experiencia. Han conseguido que disfrutemos de una deliciosa y divertida comida. Se respira equilibrio, la virtud más importante para nosotros, en la Torre Mirador de Óscar Niemeyer.

 

la foto-3
Koldo e Iratxe Miranda.
image_15
Staff de D’Miranda con un jóven de la escuela de hostelería. César, Adri e Isra.

Desde Gdegastronomía, enhorabuena a D’Miranda, gracias por el trato y hasta la próxima (que esperemos sea muy pronto).

GdeGastronomía

D´MIRANDA

Torre Mirador del Centro Cultural Óscar Niemeyer, Áviles

984 15 82 98

Pd: Y para los más curiosetes, el vídeo de presentación de Koldo Miranda: [youtube id=”v-9hMxRf8s0″ width=”620″ height=”360″]

 

2 comentarios

  1. ¡¡¡Ese coco-colado me está llamando a gritos!!! Aunque creo que será Juan el que visite D’Miranda antes que yo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*