Mejillones en escabeche

Mejillones en escabeche

¡Hola gastrónomos!

Hoy por petición popular os traigo la receta de mejillones en escabeche de mi señor padre, Nacho Ordiz. Supongo que los que me seguís sabréis ya que es un loco de la gastronomía (de casta le viene al galgo) y adora cocinar. Como secreto os contaré que se le da estupendamente pero shhh! que luego se crece.

Esta receta es sencilla y el resultado está delicioso. La clave del éxito es el escabeche, un método antiquísimo que se basa en conservar alimentos en vinagre. El medio ácido hace que no se desarrollen células indeseadas en el pescado o la carne y por tanto no se pudran estos alimentos. Actualmente es más una cuestión organoléptica (sabor y aroma) pero en la época en la que no existían las neveras, por ejemplo, era ideal para poder comer el pescado o la carne días después de elaborarla.

Como curiosidad deciros que ya se hablaba del escabeche en Las mil y una noches. ¡No es nada nuevo!

Ingredientes

  • Mejillones
  • Aceite de Oliva Virgen
  • 1 cebolleta
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 10 granos de pimienta
  • 5 clavos
  • 3 hojas de laurel
  • 2 guindillas
  • Vinagre de manzana
  • Opcional: Pimentón

Lo primero que haremos será abrir los mejillones al vapor. Una vez que se enfríen, los abriremos uno a uno y guardaremos parte del caldo que soltaron los mejillones.

En una sartén con aceite sofreímos durante 10 minutos la cebolleta en rodajas, la zanahoria cortada en rodajas finas, dos ajos cortados en laminas, añadimos unos granos de pimienta  y unos granos de clavo, laurel y guindilla. En este caso usamos 2 guindillas porque eran muy potentes.

Pasado 15 minutos apartamos del fuego y añadimos a partes iguales aceite de oliva virgen extra y el vinagre de manzana, añadimos también un poco del líquido que han soltado los mejillones. Corregimos en el caso de que esté muy ácido añadiéndole un poco de azúcar, ponerle un punto de sal.

Juntamos los mejillones con esta mezcla y los dejamos reposar. Se puede añadir pimentón tanto picante como dulce para darle un poco de coloe o se pueden dejar al natural.

Se sirven en frío y son ideales para un aperitivo, maridados con un buen vermú. En este caso yo elegiría Roxmut, la compuesta de manzana de Sidra Castañón de la que os hablé en Yantar.

El éxito de su plato, dice muy modesto él, está en usar muy buena materia prima. Quiere resaltar que utilizó el vinagre de manzana de Emilio Martinez, Llagar de Oles. Tiene un precio de entre 2 y 3€ y lo compró en Umm que rico! en Oviedo. Yo en el caso del aceite de oliva virgen extra os aconsejo que utilicéis el que este año se ha convertido en un básico de mi despensa: Yo, Verde.

Recordad que si elaboráis la receta y queréis compartirla conmigo podéis etiquetarme en redes sociales o mandarme un email a info@gdegastronomia.es. Mi padre desea que os salga genial  y que si tenéis cualquier duda no dudéis en comentar.

¡Un abrazo!

 

G de Gastronomía

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*