Los tres quesos asturianos que debes probar

Los tres quesos asturianos que debes probar

¡Hola gastrónomos!

Me gustan los quesos. Lo sé, lo sabéis y lo admito. Quien me conoce sabe que no puedo tener quesos en casa porque se produce lo que yo denomino efecto tortuga, o bien, comer hasta que no puedo más. Mis padres siempre tienen en su casa quesos así que aprovecho las visitas dominicales para comerlos con moderación. Al menos eso intento.

Entre los últimos quesos asturianos que se han ganado mi corazón hay tres de los que hoy os quiero hablar. Cueva de Llonín es un queso de leche de vaca con una fina corteza de mohos blancos tipo camembert cuando está aun maduro y recuerda a un brie cuando está menos curado. Una auténtica delicia con un punto cremoso totalmente adictivo.

Fotografía de Loasturiano.com

Otros de mis quesos de cabecera son los Besos de Rey Silo, este clásico en un formato de menor tamaño hace que alcance notas más suaves y delicadas. Un queso de leche cruda con Geotricum candidum que le envuelve dándole un toque perfecto de intensidad. Si lo dejas madurar es perfecto para rallar y acompañar pastas, arroces o embutidos como un plato de cecina. Cuando están en su punto justo se deshacen en la boda y se vuelven una auténtico placer para los amantes de los Saint Felicien franceses. Otro de mis preferidos es el Rey Silo Rojo, el que aparece en la primera foto de este post. Su toque picante, sus notas especiadas… ¡Merece la pena!

Quizás ya os he hablado de él pero sigue siendo uno de mis preferidos: Lazana. Perfectamente puede recordar a un Reblochon. Otro queso de leche cruda asturiana que merece la pena degustar por su corteza delicada y ligeramente salada, su consistencia cremosa y su sabor intenso que hacen que sea imposible probar solo un trocito.

Mi último capricho de menaje han sido unos cuchillos especiales para queso de la marca Zwilling. Un clásico que nunca falla. Puede parecer un poco sibarita pero no hay nada mejor que un buen cuchillo especial para cada tipo de quesos. El corte perfecto hace que consigas un trozo ideal sin estropear la pieza. Además, para que mentir, me encanta tener útiles de cocina. ¡Soy adicta! Prometo contaros más sobre estos cuchillos y los cortes perfectos para cada tipo de queso en otro post.

¿Os apetece un trocito de queso?

G de Gastronomía

 

2 comentarios

  1. Puntualizo una cosilla, el queso francés al que se parece el Lazana, es el Reblochon (de la región de Saboya, “Savoie” en francés) que no Reblouchon*

    Aunque leo a menudo el blog, (y somos compañeros de clase en el MOOC Sistemas coloidales) no acostumbro nunca a escribir, pero como ahora vivo en Francia y me pongo las botas con la comida de aquí (entre otras cosas los quesos), ¡me permito corregirte!

    Un saludo

    • G de Gastronomía

      Cedric mil gracias por la corrección. ¿Qué tal con el curso? ¿Te está gustando? Ya llegué a emulsiones. Te espero por el blog, gracias por leerme. Carmen

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*