Todo se puede comer si lo partes en trocitos muy pequeños.

Todo se puede comer si lo partes en trocitos muy pequeños.

Hay una frase del libro La ley de Murphy, que creo haber escrito ya alguna vez por aquí, que me encanta. Dice así:

Todo se puede comer si lo partes en trocitos muy pequeños. 

Pues bien, ¿qué pasa si en vez de partirlo en trocitos muy pequeños, juntas aquello que te vayas a comer con ingredientes aleatorios para crear mezclas en las que nada encaje? Pues ocurre que te comes una movida que sabe muy mal.

Esto es lo que hicimos Carmen y yo hace unos días en su cocina. Cocinamos de diferentes formas especias, pescados, carnes o salsas y luego, los probamos por turnos. Diez minutos de terrible sufrimiento y vergüenza ajena, con alguna risa por medio. Esperamos que os guste, que nos contéis cuál ha sido vuestra peor combinación gastronómica ¡y que compartáis el vídeo!

yonlok

by Santi Alverú

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*