8 tendencias gastronómicas 2018

8 tendencias gastronómicas 2018

¡Hola gastrónomos!

Llevo desde el 1 de enero pensando en hacer una previsión o, más bien, una estimación, de las que considero serán las tendencias gastronómicas del 2018. Y sí, ya estamos a marzo, y sí, han pasado tres meses, y sí, soy un desastre, pero aun así, no ceso en mis intentos y hoy os traigo tan dichoso post.

Cabe destacar que juego con ventaja con la que no contaba a día 1 enero, ya que eventos como Madrid Fusión son un indicativo bastante claro de lo que está por venir. Por lo que, esto no es tanto como una bola de cristal, sino un mini resumen de lo que intuyo gracias a lo que he visto de lo que será nuestro año gastronómicamente hablando.

Comida real

Quien más, quien menos ha oído el grito al cielo de ¡adiós ultraprocesados!que han lanzado algunos dietistas-nutricionistas como Carlos Rios o Juan Llorca. Gracias a ellos, miles y miles de personas se juntan en el mundo 2.0, en redes como Instagram, para compartir aquellos productos que son y no son procesados industrialmente. ¿El fin? Comer lo más natural posible, evitar los añadidos innecesarios y dejar de vivir a base dietas milagrosas para pasar a disfrutar de alimentación saludable perenne.

Esperemos que no sea una moda, y venga para quedarse.

La cocina de mamá

Tal y como comenté en mi artículo sobre la ponencia de Joan Roca y su madre, Montserrat Fontané, las manos que han criado a los mejores cocineros vuelven al ataque. What!? Pues que lejos de llevar biólogos, químicos o magos, -a lo que nos tenían acostumbrados en cualquier congreso o certamen, dónde entre otras se luchaba por tener cada vez más creatividad y fórmulas mágicas- volvemos a los orígenes, a los platos de mamá, a los sabores más tradicionales sin maquillajes.

En Asturias, cuna de las sagas familiares como los Manzano, los Morán o los Loya, esta tendencia ya no es moda sino base. Buena materia prima, elaboraciones mayoritariamente clásicas y mucha técnica.

Paz, amor y plus para el salón

La mente, el alma, el cuerpo… El equilibrio. Muchos son los que buscan a través de la alimentación un control emocional. A ver, no empecemos a reírnos que nos conocemos. Se trata de encontrar la paz espiritual, o para el resto de los mortales, el bienestar,a través de una correcta elección de los alimentos combinada con actividades de relajación como el mindfulness o yoga. Yo os juro que he intentado ambas y aún no he sido capaz de engancharme. Me pasaba la hora pensando la cantidad de cosas que podía estar haciendo en lugar del moñas. ¿Algún truco en la sala?

Hecho en casa

El yogur, el pan, los germinados, las conservas… Aunque más de uno lleva toda su vida haciéndolo, el 2018 es el año del home made with love. Gente que trafica con masa madre de su pan, familias que han tenido que irse de sus casas porque se les ha ido la mano con la producción de kefir, germinados de lentejas que ahora ya son bosques… Bromas a parte, me encanta que la gente disfrute en familia con la elaboración de los alimentos. Para los niños me parece una actividad didáctica genial y para los adultos un desestresante muy eficaz.

Por cierto, sé que soy muy pesada pero, ¿os he contado ya que tengo una yogurtera? Mi sueño desde pequeñita hecho realidad, y no veáis que yogures me salen. 25 euros en el Hipercor. ¡Me los quitan de la mano, oiga! 

Verde que te quiero verde

Los microvegetales, las flores, las verduras de todo tipo serán las protagonistas en la alta restauración pero también en los hogares. Y no solo eso, las bebidas a base de hierbas aromáticas también triunfarán. Parece que en el 2018 viene el healthy pisando fuerte. Mi opinión sobre el tema de las harinas de grillos o el comer hormigas y arañas me lo reservo para otro día.

Al pan, pan y al vino, vino

¡Por fin! El pan vuelve a tener el peso que merecía. Las micropanaderías, sobretodo en las grandes ciudades, vuelven a brillar con luz propia y el pan con harinas de calidad a venderse como merecía. La gente, cada vez más consciente de los fraudes alimentarios, exige panes verdaderamente integrales. Por lo que en este año a la industria no le quedará otra que ponerse las pilas.

¿Cómo reconocer un pan integral real?  Mira el primero de los componentes de su lista de ingredientes. Si en primer lugar no se encuentra una harina integral especificada. BUUUUH! Es un fake en toda regla. Muchas son las marcas que utilizan salvado de trigo o de avena para dar el aspecto físico de producto integral pero continuar usando harinas refinadas. La información es poder así que no te dejes engañar.

Compra lógica

Como decíamos, en la era de la información, el consumidor cada vez se interesa más sobre lo que come, bebe o respira. Don Google ha hecho mucho daño a los autodiagnósticos médicos pero ha sido un arma letal para desarmar, en cierto modo, a la industria agroalimentaria. Cada vez más, sobretodo la gente joven, se interesa no solo por las propiedades nutricionales de los alimentos, sino también por la calidad ética de la empresa, es decir, trato a los trabajadores, maltrato animal free, comercio justo, apoyo de ciertas causas… No solo se buscan certificados eco, sino también un compromiso corporativo con el medioambiente, la sociedad y su entorno. Coherencia en definitiva.

Batch Cooking

No voy a entrar en el hecho de que lamentablemente un porcentaje alto de la población no tenga tiempo ni para cocinar lo que come. El batch cooking nace como alternativa a esa carencia y consiste en aprovechar 2 o 3 horas del domingo para preparar los almuerzos de la semana y conservarlos en fiambreras en la nevera. Un parche perfecto a esta vida caótica que a muchos aleja del placer de la buena mesa.

Otras tendencias

Lácteos de calidad. Se deja de penalizar la grasa. Menos productos desnatados.

Entran en juego las algas y bebidas como la kombucha, fermentada a base de hongo de té

Los frutos secos. Este 2018 vas a cansarte de comer frutos secos

Encurtidos everywhere

Queso de leche cruda y pequeño productor

Visitar a los productores y actividades enogastroturísticas

Y sin más dilación, volveré pronto gastrónomos,

Firma Carmen Ordiz

3 comentarios

  1. Ana Escosura

    Buenísimo Carmen, eres la mejor👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼💯💯💯💯💯💯💯

  2. Estamos volviendo a apreciar la comida saludable, hecha sin aditivos y es fantástico 🙂

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*