Semifinal de MasterChef: Muchos Chefs para muy poco espacio

Semifinal de MasterChef: Muchos Chefs para muy poco espacio

¿Qué comieron ayer? ¿Y antes de ayer? ¿Para cenar? Ni idea de la mayoría, ¿verdad? Eso es un poco lo que nos ocurre a todos. Nos damos tanta prisa que ni nos enteramos. Igual mañana nos dan una hamburguesa de pescado del McDonald’s y estamos tan despistados que ni vomitamos ni nada. Porque reflexionar sobre la composición del plato que se ingiere es difícil, como descubrieron en la primera prueba los aspirantes de la semifinal de MasterChef.

Cada uno tenía que catar el mismo plato y apuntar hasta veinte ingredientes. A pesar de nobles intentos como el de Sally, que identificó la ANGUILA AHUMADA como si fuese macarrones con tomate, los ganadores fueron Kevin y Antonio, y eso que no me habría sorprendido en absoluto que la libreta de Antonio tan sólo hubiese un dibujo de un conejito.

FOTO-SCOOBY-DOO

Se formaron equipos con los mencionados ganadores como capitanes. Tendrían que cocinar materia prima de calidad (centollo, angulas y vieiras) para profesionales de, digamos, caspa de calidad. Profesionales relacionados con TVE. A Antonio le apetecía conocer a Bertín Osborne, porque no hay nadie más español que Bertín Osborne y eso le gusta a cualquier andaluz. Sally, en cambio, tenía la mirada puesta en Jaime Cantizano. Sally mucho ojo para la anguila ahumada pero poco para lo que de verdad, de verdad, le gusta a cada uno. Guiño guiño codazo codazo cuándo se ha convertido este artículo en Aquí hay tomate.

Después de que Andrea llamase Rosario a Lolita Flores, los platos se sirvieron y hubo que escoger un perdedor. Fue Lidia. Miren, nunca pensé que diría esto, pero me dolió que Lidia se fuese. Es de esas cosas que al principio no te gustan pero luego les coges cariño. Como un portero que te mira raro pero luego te arregla el grifo, el gin tonic con pepino o la carrera de Ben Affleck.

GIF-BEN-AFFLECK

Pero MasterChef no muestra piedad, y de pronto estaban en Bilbao, buscando quién sería el nuevo eliminado. La prueba consistía en reproducir la cocina del Nerua, restaurante del Guggenheim (lo he escrito sin mirar la Wikipedia, lo juro). Los comensales, las víctimas, serían esta vez prestigiosos arquitectos. Carlos era capitán y escogió a Sally para su equipo. Una jugada que le salió bien, porque se catapultaron a la final, pero desesperada y sorprendente la forma en la que se unió a su archienemiga, una maniobra digna de película que muestra los niveles de sacrificio a los que uno ha de llegar a estas alturas.

FOTO-LOKI

Carlos y Sally, tranquilos ya, pasaron por las cocinas de Eneko Atxa, llenas de impresionantes combinaciones de técnicas y productos. Un poco para que no pareciese que se podrían haber quedado en casa. Un anuncio del campamento de verano MasterChef, al que sigo queriendo ir a pesar de que me cuelguen el teléfono cada vez que llamo, y estamos listos para acabar.

El ultimo eliminado saldría del encuentro final con Pedro Subijana. Subijana, que ya había pasado por el programa en la pasada edición, supervisó la cocina de tres platos por cada aspirante. Andrea, Antonio y Kevin tendrían que hacer un plato en treinta minutos, otro en veinte y otro en diez. Es decir: una mierda pequeña, una mediana y una grande. Así parecía hasta que, no se lo cree ni él todavía, Antonio dejó a todos impresionados. Primero, por llevar camisa. Luego, porque cocinó tres platos que gustaron a todos. Su actitud y talento fueron comparados con los de Kevin, que abandonó las cocinas del programa principalmente por haber tratado una pescadilla como si fuese un dibujo animado.

GIF-DIBUJO

Andrea se libró, aunque Samantha le soltó un “la has cagado, nena” muy chulo. Tú a mí me llamas chef pero yo a ti te vacilo con estilo. Kevin dejó unas lágrimas de modelo y prometió que volvería al programa con la salida de su nuevo disco, en colaboración con Alex Ubago y Pedro, antiguo aspirante. Carlos estuvo a punto de irse él también sólo para acercarse a Eva González y soltar algún verso de Calderón de la Barca o algo de Estopa, lo que primero saliese.

¡¡¡Y la semana que viene la final!!! Paso lista. Estaremos en Twitter, Facebook, Instagram, Badoo, Chatroulette y lo que haga falta. Se acaba, así que despidamos esto por todo lo alto. Que no quede una botella sin abrir ni un chiste sin hacer. Hasta pronto telegastrofinalistas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*