Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

¡Hola gastrónomos!

Hace un par de meses se pusieron en contacto conmigo desde Pyrex España para formar parte de un reto culinario. ¡Ojo! Yo, que bajo presión la cocina no es lo mío, acepté el reto con el vaticinio de que algo no saldría bien. Y si algo no tiene que salir bien, no sale bien. Eso es así.

Mi contrincante en esta aventura era mi tocaya M. Carmen del blog Un Pellizco de Canela y el reto consistía en realizar dos recetas en dos recipientes Pyrex: el desmontable y la bandeja.

Si bien me considero una crack con la bandeja en el arte de hacer gratinados, el desmontable nunca había llegado a mis manos hasta la fecha. Decidí hacer por un lado un crujiente de queso y espinacas en la bandeja de vidrio, y por el otro, un bizcocho de melocotón. ¡La lié muy parda!

Las espinacas me quedaron deliciosas pero el bizcocho fue un auténtico desastre. ¡Mea culpa! No me enteré de que entre los ingredientes tenía que haber uvas. ¡Así soy yo de anárquica! Quiero achacar este descuido a mi último periodo enferma porque si no es que directamente no tengo remedio.

He decidido que solo os contaré la receta de las espinacas crujientes. Es lo mejor para todos. Para esta elaboración necesitamos: una cebolleta, dos huevos, 200 gramos de espinacas, 100 gramos de queso de untar, sal y pimienta al gusto. Para el toque final: queso parmigiano y si se desea para hacerlo más crujiente un poco de pan rallado.

Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

Cortamos la cebolla en tiras y la doramos en una sartén hasta que esté bien doradita. En un bol batimos los huevos y añadimos el queso crema, la pimienta y la sal al gusto y mezclamos con la cebolla previamente templada. Añadimos las espinacas y revolvemos. Ponemos en la bandeja Pyrex y cubrimos con queso rallado y pan si se desea. Horneamos a 180 grados durante aproximadamente 20 minutos. ¡Delicioso!

¿Estáis preparados para ver el bizcocho?¿Seguro? Os pongo foto sin desmoldar para que no os asustéis. Supo posar para la foto y parece menos desastre de lo que era.

Reto Pyrex. O como destrozar un bizcocho.

Sin duda creo que este reto merecía ganarlo Maria Carmen. Es justo. Yo no dejaré de intentar cocinar bajo presión. Seguro que algún día lo consigo.

¡Un abrazo gastrónomos!

G de Gastronomía

fotografía de portada de Norbert Levajsics

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*