Operación bikini: consejos para cuidar la línea este verano

Operación bikini: consejos para cuidar la línea este verano

¡Hola gastrónomos!

El otro día leyendo un post sobre los amigos del marketing “superalimentos” me visitó la inspiración y se me ocurrió que podía compartir con vosotros algún consejo, truco o idea para hacer nuestra dieta lo más saludable posible. Como siempre os digo, estaría encantada de que compartieseis vuestros consejos así que no dudéis en dejar un comentario contando lo que hacéis para cuidar vuestro cuerpecito serrano.

¿Estáis preparados? ¡Allá vamos!

1. Se acerca el verano y con ello la operación bikini y toda clase de rituales que hacemos para conseguir estar perfecto de cara a la playa.
Mi principal consejo es: olvidate de las dietas milagro. No harán más que descompensar tu organismo, volverle loco y hacerle trabajar el doble y muchas veces en vano. Aprender a comer es lo importante, saber que si un día haces un exceso al día siguiente lo podemos compensar cuidando un poquito más lo que comemos pero dejar de comer NUNCA es una opción. El organismo para estar sano necesita alimento, así de simple.

Mi truco: al día siguiente de haber tenido una cena pesada, un almuerzo largo de trabajo o una noche de copas procura darle a tu organismo alimentos que ayuden a depurar, el puré depurativo es uno de mis favoritos.

2. Bebe agua. Bebe agua. Bebe agua. Repítetelo una y mil veces, los primeros días te costará un poquito pero luego te saldrá solo. Yo le añado fruta. Exprimo un limón y lo mezclo con el agua, también podéis usar cetonas de frambuesa que además son buenísimas para el organismo. ¡Todo vale! Lo importante es beber mucho ya que no es un mito que si bebes tu cuerpo acumula menos toxinas. Os dejo un video que vi hace un tiempo que cuenta todos los beneficios del agua, que me encantó y no puedo evitar meter en este post:

3. Cambia los azúcares que tomas. Procura dejar de consumir el azúcar convencional refinada y sustituyela por azúcar de caña, siropes naturales como el de agave, miel, stevia. Te darán un aporte de energía lenta y constante y evitarán que tu cuerpo tenga un pico glucémico.

¿Quién dijo que los postres y los pecaditos no se pueden hacer cuando te estas cuidando? Solo tienes que cambiar unos ingredientes por otros.

4. Procura comer a las horas que corresponde. A veces es difícil por el trabajo, las prisas y los horarios pero sobretodo la cena cuanto antes mejor. Y hay que cenar. No te vayas a la cama con el estómago vacío pues no servirá de nada, tu cuerpo gracias a una cosita que se llama el “gen ahorrador” buscará la energía donde sea y en el caso de no haber ingerido nada, irá a alimentarse de sustancias negativas que están rondando por el cuerpo y que debería eliminar pero tiene que consumir para “sobrevivir”.

5. Consume frutas y verduras preferiblemente crudas. Las verduras son buenas en general pero como mejor conservan sus propiedades es crudas, al natural. Todas aquellas que seamos capaces de comer sin procesar lo ideal será ingerirlas tal cual.

A mi por ejemplo las espinacas no me gustan en exceso y las procuro consumir dentro del batido verde. Encuentra la forma de consumirlas que más te guste y verás como es más fácil de lo que parece consumir algunas verduras que siempre se te habían resistido.8410_foto1_02

6. Sustituye las harinas refinadas por harinas integrales. Desde las galletas hasta la pasta. Puede que al principio se nos haga un poco raro ya que estamos muy acostumbrados al sabor del pan o de la bollería convencional pero te aseguro que os empezarán a gustar más.

¿Has probado la receta de los pancakes integrales de centeno?

7. Ojito con los aliños y las salsas. Y sobretodo con el pan que las acompañan. Un aliño ideal para la ensalada es el zumo de un limón, una cucharada de aceite de oliva y 2 de vinagre. Estará deliciosa y no emplearás tanto aceite.

8. ¡No dejes de comer pan! ¡Pobre pan! El pan es sano. Consume pan elaborado con buenas harinas y buenos ingredientes, es una fuente de carbohidratos perfecta así que no hay que eliminarlos de nuestra dieta simplemente hay que controlar las cantidades y evitar consumirlo después de la hora de la merienda.

9. Consume semillas. Éstas junto a los frutos secos son fundamentales para una vida sana y aportan un montón de beneficios a nuestro organismo. Mi último descubrimiento fueron las semillas de chía pero también las semillas de lino, las semillas de calabaza y un sin fin de ellas… Id a un herbolario o tienda de productos eco y dejaros aconsejar. Son ideales para desayunar y además están riquísimas con yogur o con los cereales.

10.¡Vivan los cereales!… y más en concreto los considerados cereales sagrados: Avena, amaranto, quinoa. Éstos son utilizados desde la antigüedad y están considerados superalimentos por los beneficios que conlleva su consumo. Energía por un tubo y de manera contante, de absorción lenta.

La quinoa es ideal para hacer las ensaladas tipo pasta, la avena genial en los desayunos y el amaranto perfecto para hacer postres. ¡Echadle imaginación! Aquí van algunas ideas.

Carmen Ordiz

Y por supuesto, no os olvidéis del deporte, os ayudará a evitar la ansiedad, a estar más felices y tener más vitalidad. Hay quien dice que es el mejor psicólogo del mundo. Aquí os dejo mi experiencia con el #retogdegastronomía con los chicos de TP TRAINNERS basado en buena alimentación, deporte y una sesión de electroestimulación.

¿Qué hacéis vosotros para cuidaros?

logo_GdeG

9 comentarios

  1. Pingback: ¿Son buenas las almendras? - Ikerik

  2. Muy muy interesante!! Muchas gracias!!

  3. Pingback: Aliños y salsas ligeras + 5 tipos de ensaladas - Ikerik

  4. Muy buenos consejos.
    Con el tema de las harinas decirte que ayer hice una prueba a hacer una masa con 40% harina ingregal, 60% harina de garbanzo,mínimo de levadura, con su agua y un chorrito de aceite, y nos quedó un pan tipo “focaccia” que con un puré de verduras y pollo estaba de muerte.
    Muy buen post 😀

  5. Pingback: Puré depurativo con latas y conservas | G de Gastronomía

  6. Pingback: 5 aliños y salsas ligeras + 5 ensaladas | G de Gastronomía

  7. Pingback: Verano y bodas: Evitar la retención de líquidos | G de Gastronomía

  8. Pingback: 5 apps gratuitas para todo gastrónomo | G de Gastronomía

  9. Pingback: ¿Son buenas las almendras? | G de Gastronomía

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*