Nomu, la empresa sudafricana que rompe moldes

Nomu, la empresa sudafricana que rompe moldes

¡Hola gastrónomos!

Hoy quiero hablaros de una realidad empresarial que me ha enamorado no solo por su buen producto si no por su historia. Hablo de Nomu, una empresa sudafricana que descubrí gracias a La Ratita Sibarita y me atrapó. El nombre viene de No-Moo, no carne roja, pero si quieres saber más sobre su curiosa historia haz click aquí.

Nomu fue fundada en el año 2000 por Tracy Foulkes y Paul Raphael y se ha hecho famosa por su rápido crecimiento y por ser uno de los proyectos de alimentación más innovadores del país. Se pueden enorgullecer de que todos sus productos son realizados en su fábrica por su propio personal, cuidando de sus principios y valores fundamentales: hay que proteger y apoyar el producto local y a sus gentes.

Muestra de ello es por ejemplo poder presumir de tener el certificado UTZ, con un programa que ayuda a la sostenibilidad en las granjas africanas dando oportunidades a los granjeros, trabajadores y sus familiares, todo esto unido a una formación estudiada para que aprendan métodos que no perjudiquen al medio ambiente y ayuden a preservar las reservas naturales. También buscan que sus materias primas tengan el certificado UTZ, por ejemplo el cacao y los productos con cacao que utilizan lo tienen. Una muestra clara de su lucha por la sostenibilidad de la producción de cacao en su tierra.

Entre sus productos tienen especias, aceites de oliva, chocolates, esencias y sus baking kits para hacer gofres, bizcochos, galletas, brownies, fondos…

Sus embalajes además son una pasada y toda la estética de sus productos está muy cuidada, apostando por materiales reciclables y respetuosos con el entorno. Además de su sección de recetas que además de tener pintaza hacen unas fotos preciosas. Aquí os dejo el link.

Los ingredientes del preparado del que venía a hablaros antes de enrollarme, no lleva trucos ni magias, simplemente harina de trigo, vainilla, levadura y azúcar. El resultado: unos pancakes de revista. Esponjosos, con buen color y un sabor exquisito ya que la vainilla que emplean es de muy buena calidad.

Este fin de semana nos levantamos con ganas de dulce y me acordé de que tenía en la despensa el baking kit de cupcakes . Para hacer unas tortitas de 10 solo necesité añadir al sobre un huevo grande, 30ml de aceite de girasol y 125ml de leche. Aunque normalmente sigo mi receta, me encantó como me quedaron estas. Para muestra un botón, aquí os dejo unas fotos.


Como me levanté inspirada decidí hacer unas fotografías y seguir entrenando para manejar el objetivo nuevo. ¿Qué os parecen? Me siento orgullosísima de mi creación.

G de Gastronomía

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*