Moscovitas de chocolate negro

Moscovitas de chocolate negro

¡Hola gastrónomos!

Hoy quiero hablar de las Moscovitas de chocolate negro, la última creación de Rialto que está causando furor, al menos en mi casa. Se trata de la receta de siempre pero bañadas con chocolate negro. ¡Otro rollo!

Una fina pasta de almendra marcona bañada con una cobertura de chocolate negro de primerísima calidad, además de un último ingrediente secreto creado en exclusiva por Rialto. En una edición especial de Moscovitas con cobertura de chocolate negro seleccionado por su calidad y sabor exquisito […]. Con un sabor que nos descubre nuevos matices y nos evoca la pasión del cacao más puro.

Sobre decir que en mi casa, literalmente, volaron. Yo personalmente, no sé con qué receta me quedaría, si las de siempre o las de chocolate negro. ¡Es difícil la decisión!

También quiero aprovechar para compartir una entrevista que le hice en el Yantar hace un tiempo a Fran Gayoso, propietario de una de las confiterías más emblemáticas de la ciudad.


El secreto de las Moscovitas está en el mimo y el cariño con el que se hace cada una de ellas

<<Para nosotros fue un reto a nivel logístico pero también un honor ver que nuestro obrador artesano fuese capaz de servir a un gigante como el grupo Inditex>>

Francisco Gayoso (Oviedo, 1974) es la cuarta generación de confiteros y su vida ha estado siempre ligada al obrador, la cafetería e indiscutiblemente a la pasta más emblemática de Oviedo, las Moscovitas. Pero Rialto es más que dulce, es historia y tradición, pocos secretos y mucho cuidado por el producto.

Viven Rialto y el salón de meriendas como algo suyo

 <<La confitería Gayoso viene de Luarca, allí trabajaba mi bisabuelo. Mi abuelo dió el salto a Oviedo, abriendo con un socio este local, el de la calle San Francisco, sobre los años 40. Yo me crié en el restaurante homónimo que tenían mis padres en la calle Argüelles y cuando lo vendieron entre las paredes de la pastelería. Para mí el salón de té es mi vida entera como para muchos clientes. Generaciones de una misma familia han convivido en estas paredes. Madres que vienen con sus hijas, luego con las nietas. Viven Rialto y el salón de meriendas como algo suyo. Sus nietos vienen a verles aquí en lugar de a su casa. Eso es muy bonito aunque también es una gran responsabilidad para nosotros>>.

Hay dedicación, no secretos

<Mi abuelo comenzó a hacerlas hace más de 60 años como nacen muchas cosas: por probar. No sé hizo con ninguna ambición. Era una pasta más que se encontraba en el expositor pero las clientas pronto empezaron a pedir la pasta fina de chocolate hasta el punto en que decidió hacerse una bandeja solo para ellas. De elaborarse una sola bandeja al día pasamos a que actualmente, aunque no tenemos hecho el cálculo, se elaboren cinco millones de Moscovitas al año. Para elaborarlas tenemos 14 pasteleros. Todo el proceso es manual, desde el dosificado, con una manga pastelera clásica hasta el baño de chocolate por una sola cara. Es todo artesano. La gente cuando visita el obrador se sorprende. El secreto no está en los ingredientes, ya que por temas de sanidad tienes que poner la composición y al final casi hasta los gramos. Para nosotros, aunque suene a spot comercial antiguo, el secreto de las Moscovitas está en el mimo y cariño con el que se hace cada una de ellas. Está en pasar y seleccionar aquellas que no están perfectas y desecharlas para que siempre llegue lo mejor o en apartar aquellas que no tienen un baño de chocolate bueno. Cuando tratas el producto como algo muy especial, la gente lo percibe. Suena cursi pero nuestro ingrediente secreto es el cuidado>>.

moscovitas rialto chocolate negro

 

El gremio confitero: fidelidad y discreción

<<Son profesionales muy fieles. Guardan con mucho reparo la formulación, la receta y los secretos del obrador. Cuando entra alguien nuevo tienen que tener mucha confianza con la persona que empieza para que de verdad desvelen determinadas elaboraciones.  En la casa el motivo por el que se van es la jubilación. Trabajan con nosotros 30, 40 años. Nuestro último maestro confitero estuvo desde los 16 años, paró para realizar el servicio militar y volvió aquí con nosotros hasta que se jubiló. Antiguamente era un sector muy masculino pero actualmente en nuestro obrador tenemos paridad casi del 50 por ciento >>.

 

El asturiano el mejor embajador

 <<Muchos llevan nuestro producto por el mundo, lo sienten como suyo. Nuestro mejor recurso publicitario son los propios asturianos. No habría presupuesto que nos hubiera permitido conseguir lo que se ha alcanzado gracias al boca a boca. Una de las historias que más me ha emocionado fue ver al sacerdote Enrique Figaredo en nuestro salón de té explicandole a unos niños de Camboya de dónde venían las pastas que él con mucho cariño les suministraba muy de vez en cuando para darles un capricho. Eso para nosotros es mucho mejor que la visita de cualquier famoso del cine o una mención en redes sociales>>.

 

El gigante Inditex

<<El año pasado nos contactaron para formar parte de la cesta de navidad de los 60.000 trabajadores que tiene en sus empresas Amancio Ortega. Lo servimos en un mes con muchos empleados trabajando explícitamente en eso. Para nosotros fue un reto a nivel logístico pero también un honor ver que nuestro obrador artesano fuese capaz de servir a un gigante como el grupo Inditex>>.

 

Real Oviedo

 <<En el palco presidencial del club hay moscovitas. Una de las primeras veces que vino Carlos Slim, él y su hija las probaron, les gustaron y encargaron una buena cantidad de Moscovitas para continuar su viaje por España. Está muy bien que el club haya pensado en ese detalle, en apoyar un producto de la ciudad para el obsequio. Nosotros siempre que nos llaman para congresos y cosas así estamos dispuestos y es un orgullo>>.

 

Asturias en el mapa.

<<Los asturianos a veces no nos creemos los productos que tenemos.  A mi me han juzgado mucho por llevar las moscovitas a grandes tiendas gourmet de Madrid o Barcelona donde estaban expuestas al lado de bombones belgas o grandes presentaciones como macarons. Yo no tenía ningún complejo, al final es el cliente decide. No voy a ser yo el que haga de menos a un producto que está hecho a mano, en Asturias y con mucho cariño. Los llevamos con mucho orgullo y están funcionando muy bien nacional e internacionalmente. Me siento muy orgulloso de poder poner aunque sea un poquito Asturias en el mapa.>>

 

La historia de Rialto se escribe en femenino

<<Mi mujer es la cara visible en Rialto. Ella como mi madre, es la que mima a los clientes y a los empleados. Las mujeres tienen un don para la gestión del negocio. Mi madre por ejemplo se daba cuenta de la necesidad de descanso de las dependientas, de sí a una señora le gustaba un pastel u otro. Ahora ese rol lo juega Ana, la mayor parte de las veces es ella la que está en el negocio y yo estoy en casa cuidando a los niños, debería de ser eso lo normal, compartir las tareas domésticas. Habría muchas más mujeres en puestos altos si no se les cargara con todo el peso de la familia. Tienen una sensibilidad especial que marca la diferencia>>.

Rialto en la gran manzana

 <<Este año comenzamos la aventura de llegar a Nueva York. Es verdad que el mercado americano aún no se toca casi pero están teniendo una gran aceptación por españoles que viven en la ciudad. Es simpático que algunas personas no saben que detrás de Rialto hay una pastelería cafetería, creen que es una marca que elabora pastas finas de chocolate como muchas otras. Alucinan cuando entran y ven que hay muchas más cosas, un bizcocho imperial o una mantecada. En contraposición están muchas señoras que asocian a la casa como un salón de meriendas más que como la creadora de las moscovitas. No saben que tienen tanta aceptación fuera>>.

¿Las habéis probado ya?

G de Gastronomía

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*