En qué momento del día tienes más hambre. Todos los porqués.

En qué momento del día tienes más hambre. Todos los porqués.

¿Qué tal gastrónomos? Soy Lidia Bastián. Aquí estoy de nuevo para contaros cositas sobre nuestra alimentación. El apetito excesivo en ciertos momentos del día es un problema en muchas personas. Si entendemos porque ocurre esto, será más fácil llevar una alimentación equilibrada.

Para evitar ese hambre excesiva, lo ideal es comer cinco veces al día en cantidades pequeñas de comida para saciar nuestro apetito. ¿Por qué?  Porque, mantendremos el nivel de glucosa en sangre y no se producirán esos picos de glucosa, que nos incitan a comer ansiosos y picotear.

El problema de picar entre horas es algo universal. Estemos o no a dieta, es una de las peores costumbres que tenemos y nos cuesta mucho trabajo evitarla. Nos da por comer. Además, normalmente lo menos adecuado para mantener la línea. Incluso muchas veces lo hacemos de manera inconsciente, sin tener tan siquiera hambre.

MOMENTOS CLAVES DEL DÍA EN LOS QUE TENEMOS MÁS HAMBRE

  • MEDIA  MAÑANA. Suele ocurrir que al mediodía arañamos las paredes, ya sea en el trabajo o por la calle o en casa. Lo que hacemos es tirarnos a cualquier cosa. Lo más fácil es el café con leche acompañado del pincho del bar. Cualquier cosa vale, ya sea el que más mayonesa tiene, el pollo empanado, el picadillo, etc… ¿Por qué ocurre esto? Por saltarse el desayuno al levantamos con el tiempo pegado al culo. Si ocurre que no desayunamos ni hacemos media mañana, lo mismo ocurre al almuerzo, comeremos cantidades excesivas y pasará que no harás digestión hasta pasada la tarde.
  • MEDIA TARDE. La hora clave de la merienda en casi todos los casos, son las 17:00 de la tarde. El no cumplir las 5 comidas, hará que en esas horas comienza esa hambre, en la que te tiras a cualquier cosa. Lo que sucede en la mayoría de los casos, es atacar la tableta de chocolate (¿porque la tienes en casa?), medio paquete de galletas o tirarse al embutido o frutos secos, si antojo es salado.
  • LA NOCHE. Este es el momento favorito por excelencia del 80 % de las personas y cuando asoma el hambre más feroz. Llegamos a casa cansados, sin ganas de hacer mucho, por tanto nos lanzamos a lo más fácil o llamamos a domicilio. Llevamos todo el día sin tiempo, normalmente estresados y sin comer de forma organizada. Así que cuando el relax es tan grande al acabar el día,  ante la televisión comemos sin noción. Es importante ser conscientes de las cantidades que comemos. Todo unido a que la publicidad de la televisión nos incita a comer más.  ¿Que me decís de esos anuncios de Magnum en los que la chica muerde lentamente el helado?

COMO CONTROLAR EL APETITO

⇑No saltarte el desayuno. Varios estudios han demostrado que las personas que no desayunan terminan el día con un consumo mayor de calorías. El hambre se mantiene gran parte del día cuando no comes algo al empezar la mañana.

⇑¿Bebes demasiado alcohol? Varios estudios han demostrado que el alcohol aumenta el apetito y prohíbe que te autocontroles.

Comer suficientes proteínas. Cuando consumes una buena cantidad de proteínas, como una pechuga de pollo o yogurt griego, tu cuerpo descompone los nutrientes en aminoácidos. Éstos ayudan a regular el apetito para que dejes de comer cuando estés satisfecha. Si no comes las proteínas necesarias, tu organismo te seguirá pidiendo comida una y otra vez.

⇑¿Eres adicto a los dulces? El azúcar interrumpe las señales naturales del apetito.

⇑ ¿Hiciste mucho ejercicio? Mientras que un poco de cardio te quita el apetito, hacer demasiado esfuerzo físico bajarte la energía y hacerte sentir hambriento. (Yo llevo más de 12 años dando clases colectivas y constato está información).

⇑Duerme bien. Si te faltan horas de sueño aumentan las probabilidades de sentir mucha hambre al día siguiente, esto se debe a un desequilibrio hormonal. Estudios demuestran que las personas que duermen menos de seis horas consumen más calorías al día siguiente.

⇑Deshidratación. Muchas veces la sed es confundida con hambre. Antes de comer un snack extra bebe agua y deja que tu cuerpo se hidrate.

⇑Emociones y estrés. Detecta si el apetito que sientes es real o se debe a un cambio de emociones, muchas personas tienen más hambre cuando están tristes o preocupados. La comida no solucionará tu estado emocional, pero tus emociones en control sí evitarán que te de hambre de más.

⇑Estar aburrido. Distrae tu mente con alguna actividad, porque el no tener nada que hacer puede engañar a tu apetito.Sin duda la mayor clave es comer cinco veces al día para eludir picos de hambre, frenar el apetito entre horas y tener menos antojos.

Espero que pongáis en práctica estas claves, para mejorar los hábitos alimenticios.

Un placer volver estar de nuevo por G de Gastronomía.  😉

Lidia Bastian 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*