La mesa y su gente. ¿Qué tipo de comensal eres?

La mesa y su gente. ¿Qué tipo de comensal eres?

¡Hola gastrónomos!

¿Qué tal? Hoy es día de reflexión. ¿Estáis preparados? ¡Vengo intensa! 

Cuando era pequeña no entendía porqué mi padre no nos dejaba ir a jugar a mitad de la comida, ver los dibus o tener el móvil o sucedáneos en la mesa cuando ya nos fuimos haciendo grandes. Actualmente no solo le entiendo si no que se lo agradezco enormemente ya que estas bases han hecho que para mi la mesa sea algo fundamental con lo que soy capaz de apreciar a la gente y a la vida social en general. Compartir una sobremesa con amigos, disfrutar de un desayuno en pareja, una cena de navidad con los primos, tíos y abuelos, una merienda de cumple, un pincho en un bar, incluso un bocadillo en un estadio o en la montaña son momentos que están cargados de mensajes emitidos alrededor de una “mesa” real o ficticia/improvisada (como en el caso del campo o en el partido de fútbol). Es compartir, es reír, disfrutar de los tuyos, apreciar un buen plato y de la paz de un almuerzo en el que obviamente los móviles o los juguetes no tienen nada que hacer.

A día de hoy, entre otras muchas de mis rarezas, en mi lista de “cosas extrañas que hago”  se encuentra observar a la gente durante la hora de comer.  Creo que como afrontan este momento dice mucho de una persona u otra. Ni mejor ni peor. Diferentes. Así que para poder compartir con vosotros mis “idas de pinza gastronómicas”  he decidido hacer una lista de esas “categorías” que yo mentalmente he ido creando tras bastante tiempo analizando a los comensales tanto en restaurantes como en casa.

Algunos tipos de “gastrónomos”

1.El que ameniza las sobremesas y alegra a los comensales con sus chistes e historias. El clásico tío, que generalmente suele ser un poco gordito y con cara de simpático que siempre tiene un repertorio inmenso de hazañas graciosas que contar. 

2.El que está todo menos a la comida. Se mira las uñas, recibe un mensaje, saca una foto, le da un trozo de pan al perro. Todo menos interactuar con la mesa y sus gentes. 

3.El que no le gusta, no sabe y no quiere aprender a comer. Suele ser un perfil de persona que come de una sola cosa, el típico primo al que tu abuela le hace un filete con patatas cuando hay fabada porque no le gusta. Tienen como costumbre alimentarse de pasta, arroz y demás recetas sencillas. Mi padre y yo los llamamos cromañones gastronómicos. 

4.El que le encanta cualquier cosa que le pongan encima de la mesa. También conocido como estomago agradecido. Personalmente adoro a este tipo de personajes porque es fácil invitarles a casa ya que les gusta absolutamente todo. La única desventaja es que tienes que esconder al perro cuando vienen porque si se pone a tiro también cae. 

5.El que disfruta aprendiendo de lo que otros cocinan. Tengo dualidad de sentimientos. A veces me pone nerviosa que me rodeen mientras cocino pero hay un perfil de persona interesada por la cocina y sus recetas que me encanta. Es gente que le apasiona ver a otros cocinar y aprender. 

6.El que hace fotos. De la abuela, del canario, de la mesa pero sobretodo de cada plato que sale a la mesa. Hace unos años chirriaba más pero hoy es pan nuestro de cada día. 

7.El que no calla y tarda tres años en acabarse un plato. Ideal para compartir una mariscada. Perfil parecido al número uno pero que gestiona mal su tiempo y en lugar de emplear la sobremesa habla durante la comida amenizando el almuerzo a los demás pero no comiendo nada. 

8.El que aunque no hable come muy lento. Estás por el postre y aun está dandole la primera cucharada a la sopa. 

9.O el que come demasiado rápido. Tu aun estás con la sopa y el esta con el postre.

10.El que no le gusta el marisco ( y hace un favor al resto de la mesa). Esta gente me cae especialmente bien. Yo adoro el marisco por lo tanto tener a alguien cerca que no le guste da mucho sentido al “hermanito menos, bocadito más”. 

11. El que saborea cada bocado. Esa gente muy parecida a la cuatro pero que generalmente además tiene criterio. Este tipo de personaje es ideal para aprender nuevas cosas y nuevos lugares. 

12.El que bebe más que come. ¿Quien no tiene un primo que se da un aire a Masiel? Esa clase de personas que se descuida y de pronto le patina la lengua. Suele parecerse al tipo uno pero acaba en siesta encima del martel.

…Por último

12+1. El que cocina

¿Y vosotros? ¿Os habéis sentido identificados u os ha recordado a alguien alguna de estas tipologías? ¿Se te ocurre otro tipo? Quizás me he olvidado al cuñado pesado o a la criticona, esos mejor se los dejamos analizar a Arzac, el gato chef. Déjanos un comentario y comparte con nosotros tus ideas.

Disfrutad de la mesa porque al fin y al cabo somos lo que (y como lo) comemos

G de Gastronomía

Un comentario

  1. Creo que pertenezco al 1 y al 6 descaradamente y en mi humilde opinión. Para nada al 8, al 12 y al 13 jijiji

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*