Masterchef o este pograma me rompe el corazón

Masterchef o este pograma me rompe el corazón

Les diré lo que espero que pase. Espero que pase algo. Cualquier cosa. Que el siguiente programa de Masterchef sea bajo el mar. Que Pepe y Jordi se casen en directo. Que los concursantes que no pasan a la siguiente fase sean sacrificados, para servir como banquete al resto esa misma noche. Pero que no tengamos más programas como este.

Un rollazo. Al principio, la enésima demostración de lo que se puede hacer con fuego y burbujas en una cocina. A pesar de que llevo mucho tiempo queriendo conocer DSTAgE, restaurante madrileño con una estrella Michelín, la combinación de artificio de su chef Diego Guerrero y el barman Javier de las Muelas pasó desapercibida. Los aspirantes cocinaron cócteles comestibles. Vaya, mojitos muy densos. Tres minutos para su fabricación: a mi no me da ni para un vaso con agua y hielo.

Los mejores mejunjes pasaron a la siguiente fase, a competir por la capitanía y un viaje a algún sitio. El reto, copiar la panacota de un chef italiano, o como Jose Luís la llamó: “la cuajada esa”. El hombre estaba espléndido. No paraba de correr, de un lado a otro. Hablaba todo el rato, de cosas incomprensibles. Es obvio que necesita subtítulos y un buen pedagogo. O igual es como Joey, de Friends, cuando intenta hablar francés, ¿se acuerdan? Igual Jose Luís de verdad, de verdad, cree que está diciendo algo en español.

GIF JOEY

Rocío tampoco estuvo mal ayer. Culinariamente, lo bordó, la mejor en todas las pruebas. En el tema de la maldad un diez también. Cuando maquillaron a Esmeralda, soltó un “falta le hacía” que congeló el corazón de Donald Trump. Durante todo el programa intentó, no obstante sonreír. Cuando sonríe resultan tan terriblemente forzado que parece que lo tiene que subrayar, mira mucho a cámara, para que ningún español se pierda ese momento. Es como un eclipse, ocurre muy pocas veces y hay que advertir que no se puede mirar directamente.

FOTO PEZ

Prueba por equipos, rollazo también. Primero, por el contexto. Vale que hay más subvención este año con todo lo que incluya a Cervantes, por cumplirse cuatrocientos años de la muerte del escritor, pero eso no quiere decir que lo hayáis sabido incluir bien. Además, es que todo salió bastante decente. El equipo azul lo bordó y el rojo tampoco lo hizo tan mal. Al no haber chicha, ya se encargó Jordi de convertir el “no tan mal” en “mi nombre es Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre, prepárate a morir”. Nada era suficiente, todos eran inferiores y le ignoraban, Jordi se transformó, si hubiese podido ahogar a los concursantes usando la fuerza lo habría hecho seguro.

GIF DARTH VADER

Como el equipo rojo había sufrido a Darth Jordi Cruz, se les ofreció una última oportunidad para que al menos uno se librase de la eliminación. Consistía en comer un plato a ciegas y probar alimentos. David acertó seis, y un tío rapado que no sé como se llama y que espero que se vaya pronto porque paso de aprenderme más nombres, no consiguió ninguna.

Con David arriba, el resto se enfrento al flambeado. La prueba de eliminación consistía en cocinar, emplatar y presentar, uno tras otro, platos flambeados al whisky, al brandy, o a otros brebajes. Rachel se vino arriba, pero no fue el día de Esmeralda. La pobre mujer quemaba las sartenes vacías y punto. Ahora está en su casa, con un ojo ve la escuela on line de Masterchef, con el otro a Sandro Rey. En sus descansos chatea con hombres por dinero. O igual hace empanadas. Yo qué sé.

Si la semana que viene esto sigue así, yo mismo me grabaré con diferentes pelucas interpretando a todos los concursantes, jueces, a Eva incluso, y se lo enviaré a sus casas para ahorrarles más sufrimiento. Si alguno tiene sugerencias para que esto mejore, ya saben: comentarios, me gustas, compartan. Que se nos oiga. Abrazo virtual gastrónomos.

NUEVA-FIRMA

by Santi Alverú

2 comentarios

  1. Muy pero que muy fan!! El programa no está mal. Tiene temporadas mejores y otras peores, pero me entretiene y me divierte. Pero lo que de verdad me gusta, lo que de verdad me saca la carcajada, es tu crónica siempre. Vamos, que yo espero como agua de mayo el próximo programa de Masterchef para poder leer tu crónica al día siguiente. Soberbio. Qué jartá de reír… 😀

  2. Santi Alverú

    ¡¡¡Gracias Ana!! A mi también me entretiene, pero cada vez me cuesta más verlo sin querer que acabe un poco antes. Aunque escribir para vosotros me encanta, y mientras pueda seguiré. ¡Hasta el próximo! :_)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*