La nutrición y la hostelería

La nutrición y la hostelería

¡Hola a todos los adictos a la gastronomía!

Soy Lidia Bastián, dedicada al mundo de Dietética y Nutrición, así como la actividad física en centros deportivos. Espero que disfrutéis de este artículo, donde podemos comprobar que es un muy difícil armonizar el mundo de la hostelería con la nutrición. Es muy común que personas relacionadas con la hostelería, me pregunten que tienen que comer.

¿Cuál es mi primera reacción?

Parece mentira que personas que viven 24 horas rodeadas de comida, por las mejores técnicas culinarias, en los mejores restaurantes, la mejor materia prima, estén tan desorientados nutricionalmente.

¿Vamos a diferenciar los fines de la hostelería y la nutrición?

El nutricionista se preocupa por todos los componentes de la comida y sus efectos sobre la salud. Somos los llamados “aguafiestas”. Somos los que con nuestro sexto sentido detecta lo que más os gusta y lo prohibimos. Mientras, el hostelero, busca el placer de comer para el deleite de sus comensales.

¿Y qué me cuentan del mundo de la gastronomía? Hablemos de Carmen, mi gastrónoma favorita. Es común que siempre que me ve, me llore y me diga “Lidia, quiero bajar unos kilitos, ¿Qué hago?” Yo al principio pensaba que era algo muy sencillo para una persona que degusta los mejores platos de la zona. Ser gastrónomo tiene que molar mucho. Nunca sienten la sensación de soledad y marginación de alguien a régimen. Casi todos los días se deleitan con los mejores manjares y, por supuesto, tienen que probarlo todo, porque, ¿Cómo van a opinar sin probarlo absolutamente todo? Pero pobrecita, con el tiempo entendí, que realmente tenía un problema. Ser gastrónomo no es nada fácil. Sufre  en su piel la crueldad de los anfitriones. Una y otra vez se saltan la dieta por no hacer un feo y se comen todo lo que en la mesa le ponen. Todo es maravilloso, hasta que notan que ese ritmo de vida merma su salud y sobretodo notan las consecuencias en su cuerpo.

Yo sé de primera mano, que Carmen hace grandes esfuerzos por no sucumbir a la gastronomía. Me pone su cara de pena y me dice “Es que no puedo. Está todo tan rico”.

Ahora con todos los programas culinarios televisivos, estamos promoviendo la gastronomía. Y pregunto, un chef sabe cocinar pero, ¿cuantos  tienen nociones nutricionales? La poca experiencia que tengo, parte de que los chefs son los que peores hábitos alimenticios tienen. En la televisión ser master chef es lo mejor del mundo, pero tampoco es fácil. Su vida social se deteriora, debido  al tiempo que pasan en la cocina, duermen pocas porque sus horarios imparables no le dejan, por tanto estarán cansados mentalmente y físicamente y nunca cocinarán algo gourmet en su casa, así que frecuentarán el fast food. Todo unido al estrés. Pues todos sabemos que uno de los pilares principales de un restaurante, es el que hacer del chef.

Así que Carmen, siento decirte que lo tendremos difícil para bajar esos kilitos, pero no imposible. Quizás un día a lo mejor consigamos armonizar la hostelería con la nutrición.

Lidia Bastián

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*