¡Hay whisky más allá de Escocia! Degustación y cena maridaje en La Leyenda del Gallo

¡Hay whisky más allá de Escocia! Degustación y cena maridaje en La Leyenda del Gallo

¡Hola gastrónomos!

Empiezo este post haciendo otra confesión: me declaro un pelín ignorante en cuestiones de destilados y más aun de whisky. Si bien es cierto que durante la carrera estudiamos en diversas ocasiones los procesos productivos y el análisis sensorial de los mismos, no soy una gran amante de los destilados (no considerando en esta condición el gin tonic) y por ello no se me da especialmente bien degustarlos con capacidad técnica. ¡Pero yo lo intento oye! Y por eso y porque me apunto a un bombardeo, esta vez desde el otro lado del ruedo y como comensal, disfruté en La Leyenda del Gallo de una cena maridaje muy especial.

IMG_1829
Fotografía de Ana Blanco
0012170316
Fotografía de Mercedes Blanco

Empezamos la velada con una degustación de OJITO… ¡5 whiskys! Pero no unos cualquiera, los de la destilería Nikka. ¿De dónde? De Japón. Sí, yo tampoco sabía que hacían whisky en Japón y ni mucho menos que era lo más de lo más entre los entendidos de coctelería y espirituosos. Cara de concentración y a seguir.

Todo el acto fue dirigido por Javier Reynoso, un crack que hizo muy amena la explicación contándonos con un tono novelesco la historia del whisky en Japón. En resumen y tratando de no enrollarme, os contaré un poquito:

Todo empieza con un señor llamado Torrii, fundador de Suntory y considerado el padre del whisky japonés. Tori tras años experimentando con mezclas de alcoholes contrató a Taketsuru (a partir de ahora Take para los amigos), un químico que había viajado a Escocia y, muy astuto él, había recorrido todo el territorio aprendiendo a hacer distintos tipos de este destilado. Un día Torii y Take discutieron mucho y decidieron separarse. (Una pena, sí)  Torii siguió con Suntory y Take fundo Nippo Kaju Company, más conocida como NIKKA. ¿Y de dónde sale la segunda k? Pues nos contó Javier que en Japón los nombres de 4 letras dan mala suerte así que Take decidió añadirle otra K y acabar con la desdicha. Estas 2 siguen siendo actualmente dos de las empresas más potentes de whisky de Japón.

cbc4_1
Sí, Bill Murray, en esta escena de Lost In Translation  se está bebiendo un Suntory

El sistema de producción japonés está completamente basado en la técnica tradicional escocesa de principios del siglo pasado. Se utiliza fuego directo y alambiques con tubas fijadas con remaches pudiéndose cambiar para producir un tipo de whisky u otro. Utilizan roble americano y Europeo pero también roble blanco japonés, que por lo visto, aporta unos aromas muy peculiares. Yo me esforcé pero os aseguro que tanto como ser capaz de distinguir un roble u otro en el whisky no fui. Pero lo intente muy dignamente.

giphy (2)

Dejando de lado el sabor, los líos entre nombres y demás de Sunitori, Taki y demás, me quedé totalmente enamorada del packaging de las botellas. Y reconozco que con estos whiskys como materia prima para cocteles se pueden hacer maravillas pero que queréis que os diga, por mucho que me esfuerce, lo del whisky on the rocks no está hecho para mí.

0023170316

0003170316
Fotografía de Mercedes Blanco

Después de degustar estos 5 whiskazos comenzamos con la cena maridaje. Para mi lo mejor de toooda la cena: el california roll de langostino, que está mal que yo lo diga pero estaba de miedo y que hizo los honores de apertura acompañado por un Pisco El Gobernador.

0029170316
Fotografía de Mercedes Blanco

0028170316

El tataki de salmón también estaba delicioso pero me quedo con el california roll.

Ya sabéis que lo mío con el sushi roza la adicción.

0030170316

Fue una noche divertida que pude compartir con más bloggers asturianas como Maca de La Señorita, Ana de Por Mi Balcón, Aymar de Ma Petite Patisserie,  Catalina de Esta Mal Que Yo Lo Diga, Patricia de De Rosas y Baobabs,

Además en la cena también estaban amigos como Juan Alfaro experto en protocolo, Dani de D4 Interiorismo y Fran, Lorena Carbajal de LCMakeUPStudio, la estupenda fotógrafa Mercedes Blanco… ¡Un montón de gente 10!

¡Qué vivan las cenas maridaje!

un abrazo gastrónomos

Firma Carmen Ordiz

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*