HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO

¡Hola gastrónomos!

Puede sonar a despedida, y en cierta parte lo es, pero desde luego, no de vosotros, si no de algo que me tiene ligeramente mosqueada e interesada a partes iguales. He buscado, me he informado y he tratado de analizar los bombardeos que he sufrido de un tiempo a esta parte.

Desde que leyese por primera vez el concepto “greenwashing“, no dejo de darle vueltas a la cabeza a lo que realmente conlleva y en detrimento de qué realizan esta clase de acciones las grandes multinacionales de cualquier industria, ya sea la textil, la agroalimentaria o la automovilística.

¿Y de qué va todo esto? Se trata del también denominado ecoblanqueamiento o lavado de imagen verde. “Los esfuerzos de ecoblanqueamiento varían desde cambiar el nombre o la etiqueta de un producto para evocar el medio natural sin que haya variado su impacto ambiental o sobre la salud, hasta campañas publicitarias multimillonarias que retraten a empresas altamente contaminantes como respetuosas con la naturaleza” explica Wikipedia.

Personalmente, la actual preocupación de las grandes marcas por el medio ambiente y nuestra salud me resulta cuanto menos inquietante. Si bien es cierto que siempre hay tiempo para corregir los errores del pasado, no puedo encontrarle una explicación a que quienes son los principales culpables de toda clase de problemas, ya sean medioambientales o sanitarios, sean los mismos que traten de ponerles un parche y desinfectar las heridas. Como concepto, ver al sector industrial alarmado y concienciado con sus acciones, me parece loable, muy loable. El único y gran problema que le veo a todo esto es que, paralelamente, lejos de sus líneas sostenibles -llamadas ecológicas, orgánicas, green o cualquier término marquetiniano que suene mejor- conservan las gamas convencionales, aquellas con las que, según los científicos más experimentados, hemos llegado a este punto de contaminación, obesidad y, por qué no, sociedad del “uso y tiro” que criticaré más adelante.

Vamos, en un ejemplo práctico, es como si yo tengo una marca que tiene una gama de productos que luchan por un comercio justo, igualitario y sostenible, y por el otro una línea que se dedica a deforestar, explotar y tirar residuos al río más cercano. Otro caso práctico, imaginad que yo me dedico a hacer galletas eco para niños, elaboradas con azúcar de caña ecológico y harinas integrales, y a su vez tengo otros dulces con aceite de palma, azúcar y trigo refinado. ¿Se trata del yin y yang? ¿Si haces tanto bien como mal, convalida y quedas a pre? Ojo, que igual soy yo la confundida y me estoy perdiendo algo.

En definitiva, y como broche a esta inusual explosión de palabras críticas por mi parte, quiero cerrar esta entrada hablando de lo que realmente creo que debería de ser una compra lógica y que yo baso en 3 principios básicos: cercanía, lógica y producto.

En cercanía entiendo premiar el “hecho en España” y, preferiblemente, el elaborado a menos de 100 kilómetros, en el caso de alimentos que se puedan producir en tu zona. El aceite de coco seguramente es un productazo, no lo niego pero, a no ser que la receta lo precise, el aceite de oliva español no tiene nada que envidiarle. De hecho, hay muchas más evidencias científicas del segundo que del primero.

Lógica, ¡ay, la lógica! Creo que uno de los principales problemas de esta sociedad tan “veloz”, tan de cara a la galería y tan estresada por los tiempos locos está en no dedicarle más minutos al pensamiento lógico. Aquí siempre pongo de ejemplo lo que yo denomino “puré de nevera”. Improvisa, economiza pero sobre todo piensa antes de comprar y, por supuesto, de tirar.

Por último, el producto. Ya sea un vestido, ya sea una carne o bien una puerta de casa. Escoge buenos materiales, invierte y selecciona. Mi padre suele decir que lo barato suele tener un precio indirecto que no vemos a corto-medio plazo. Volviendo a un caso práctico, el otro día entrevistando a un productor para mi colaboración semanal con El Comercio, me comentaba que, entre sus mermeladas artesanales y las que ofrecía la industria, había más de un euro y medio de diferencia. La explicación: el porcentaje de fruta y la cantidad de azúcar de una y otra. Eso por no meternos en el bienestar de los trabajadores o la huella de CO².

¿A qué viene este rollo, Carmen?  Pues a que en este 2018 me he impuesto a mi misma utilizar la lógica más a menudo, dedicarme tiempo a pensar y procurar ser más fiel a esos principios y valores que en ocasiones te dejas por el camino. Porque se trata de NO hacer lo que bien dijo el irónico Groucho Marx, “estos son mis principios pero si no les gustan tengo otros”.

Debe de ser un poco eso lo que le pasa a la gran industria. Así que, hasta aquí hemos llegado “usar y tirar”. Conmigo no cuentes.

Un abrazo gastrónomos y gracias por seguir aquí otro año más.

G de Gastronomía

Fotografía de portada: Mercedes Blanco©

 

13 comentarios

  1. Maeve Doyle

    Totally agree Carmen!

  2. Gloria Barros

    Bravo Carmen !!….yo soy de pueblo….muy orgullosa y siempre he valorado nuestras materias primas…. en mi casa se siguen plantando patatas…hay que comprar , sembrar y trabajarlas, si se piensa es más caro y requiere más esfuerzo; pero como dice mi padre…”sabemos lo que comemos y están mucho más ricas!!”…y lo mismo con más productos verduras, carne, huevos, …
    Ahora vivo en el sur de Alemania, aquí me han ayudado a reafirmarme en mis creencias, reciclo y separo (aun más que en España) , devuelvo todas las botellas de plástico y me dan ¡dinero!, compro productos de cercanía. …baratos ya que no los gravan con impuestos…..
    Se puede ser “Eco” sin ir a extremos, reconozco que no soy “superecocomprometida” , pero si puedo minimizar mi huella.
    Küsse von Deutchsland !!

    • G de Gastronomía

      Grande Gloria. Efectivamente, yo tampoco soy una “talibana” del ecofriendly pero se trata de, como bien dices, intentar hacer cada día un poquito y, sobre todo, estar concienciados. Es la única manera de que no se aprovechen de nosotros las grandes corporaciones. ¡La información es poder! Un abrazo enorme guapa, me alegro de verte también por estos lares virtuales además de en Instagram.

  3. Un post genial y muy necesario.

    ¡Gracias!

  4. Que susto! Pensé que cerrabas el blog 🙁
    Para mi, la lectura de tus artículos es muy interesante y agradezco enormemente tus publicaciones.
    Actualmente voy haciendo peregrinación por tus recomendaciones de pinchos de tortilla. Un hallazgo!
    Un saludo

    • G de Gastronomía

      Mil gracias Javier, esperemos que el día de cerrar este blog no llegue nunca. Las tortillas de patata… mmm, de buena gana me comía un pincho yo ahora. Un abrazo y gracias por seguir el blog. Carmen

  5. Pingback: Asturias es la región más obesa de España | G de Gastronomía

  6. Carmen

    Me encanta este post. Valiente y comprometido siempre es el momento para intentar ser mejores. Los lectores tenemos que valorar estis comportamientos éticos.

  7. Yo también aporto mi granito de arena; a muchas cosas de papel, cartón, plástico,… Le doy 2-3 o más usos; pero cuando ya es para reciclar lo reciclo; aunque NO lo Separo, porque en Castilla y León tenemos un impuesto desorbitado de reciclaje y encima lo separamos nosotros así que o nos quiten el impuesto para separarlo nosotros o que metan personal para hacerlo ellos con sus sueldos ( yo los plásticos y papeles van todos al primer contenedor que pillo de reciclaje, al azul o al amarillo) que separen la empresa de basuras que para eso tenemos muchos impuestos de reciclaje; YO Reciclo pero no Separo, por una bajada de impuestos

  8. Yo también aporto mi granito de arena; a muchas cosas de papel, cartón, plástico,… Le doy 2-3 o más usos; pero cuando ya es para reciclar lo reciclo; aunque NO lo Separo, porque en Castilla y León tenemos un impuesto desorbitado de reciclaje y encima lo separamos nosotros así que o nos quiten el impuesto para separarlo nosotros o que metan personal para hacerlo ellos con sus sueldos ( yo los plásticos y papeles van todos al primer contenedor que pillo de reciclaje, al azul o al amarillo) que separen la empresa de basuras que para eso tenemos muchos impuestos de reciclaje; YO Reciclo pero no Separo, por una bajada de impuestos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*