Gastronomía a ciegas

Gastronomía a ciegas

¡Aquí de nuevo Un Mundo Diverso!

Nos volvemos a asomar a este rincón gastronómico tan lleno de sabores y olores. Os proponemos en esta ocasión disfrutar de la gastronomía de un modo diferente…A CIEGAS. No se trata de hacer catas y descubrir que estamos comiendo sino de algo más importante aún, ponernos en el lugar de las personas invidentes o con deficiencias visuales para descubrir de que modo disfrutan del placer de la gastronomía.

Antes de nada debemos recordar la importancia que tiene para todas las personas con alguna diversidad poder disfrutar del ocio –esto incluye indudablemente a la gastronomía- en igualdad, de una forma inclusiva ya sea en compañía de personas sin problemas de vista, en grupo de personas invidentes o solos.

Especialmente en sala se debe tener un cuidado importante en el trato, en muchas ocasiones, se tiende a preguntar a los acompañantes que es lo que va a pedir la persona ciega y esto que puede ser algo baladí no debería serlo ya que la propia persona ciega puede comunicarse y ser ella misma quien diga lo que desea comer. Por tanto, siempre dirigirse a cada comensal con independencia de su diversidad.

Desgraciadamente no son muchos los locales que cuentan con las cartas adaptadas al braille –sistema de escritura que permite a las personas ciegas leer a través del tacto- de hecho en una ciudad tan moderna como Barcelona solamente el 0,13% de los restaurantes cuentan con una carta traducida al braille. La ONCE a través de sus servicios sociales traduce, de forma gratuita en la mayoría de los casos, las cartas a los restaurantes que lo soliciten. Esto conlleva una ventaja importante, más clientes al local que lo solicite ya que indudablemente dentro del colectivo de afiliados de la ONCE se correrá la voz de que locales disponen de este servicio.

Un dato importante, una vez que una persona invidente acude a un local gastronómico es que si va acompañado de su perro-guía, éste debe estar en todo momento junto a su dueño ya que por normativa legal los conocidos como perros lazarillos tienen permitido el acceso a todos los espacios públicos junto a su dueño.

 

Orientación en la mesa

Ya hemos hecho la comanda y nos traen el plato, es el momento de que bien el propio servicio o alguno de nuestros acompañantes nos sitúe donde están los distintos ingredientes del plato así como la posición de cubiertos, vasos o copas y el pan. Esto lo mejor que escribirlo es que lo veáis en el siguiente video.

Como podréis comprobar la falta de vista agudiza otros sentidos y no impide disfrutar de la gastronomía con total independencia. De esta manera queremos animar a todo el sector de la restauración a que se sume a hacer de la gastronomía un espacio más inclusivo.

Nos despedimos pero antes agradecer nuevamente a Carmen, la jefa de G de Gastronomía, que nos deje un rinconcito para hablar de nuestras cosas.

¡¡¡¡¡Besos y abrazos gastrónomos!!!!

Un Mundo DIverso

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*