Experiencia Lotus: El valor de lo inesperado

Experiencia Lotus: El valor de lo inesperado

Reinaba ya la expectación cuando la gente de Peanuts & Monkeys invitó a varios bloggers (trece, para ser exactos) a Tipos Infames, librería y bar del madrileño barrio de Malasaña, para hablarles de las galletas Lotus. Pocos datos pero promesas de sorpresa, de hacernos salir de lo establecido, de lo cómodo.

Además, estamos hablando de una rompedora agencia de publicidad que desde la primera toma de contacto se define por ser imprevisible. Si no, llamen a su teléfono (91 323 41 61), en cuyo contestador automático se ofrece la opción de escuchar el final de El Planeta de los Simios. Claro, de monos va la cosa.

Peanuts & Monkeys

Fue necesaria una breve introducción que nos situase mínimamente. Las galletas Lotus nacen en 1932 y es en 1958 cuando se produce su triunfo, al asociarlas para siempre con el café. Herederos de cierta tradición europea, el término biscoff iría desde entonces asociado para siempre a Lotus, a su sabor inconfundible.

Galletas Lotus

Sin embargo, ¿cuándo fue la última vez que nos dimos cuenta de lo que nos servían junto al café? Hoy en día, con las prisas, las máquinas que nos apremian a que la pausa para tomar esta bebida sea cada vez menos pausada y los móviles que eliminan cualquier tipo de interacción con el resto del mundo, el café se ha vuelto más frío de lo que debería. Peanuts & Monkeys han entendido perfectamente esto y saben que la suma de fuerzas de Lotus y su agencia es suficientemente poderosa para cambiar esto, hacer que volvamos a disfrutar de una charla improvisada, de un café que es más una experiencia que una bebida. Tras los mencionados datos y cifras, presentaron su auténtica arma secreta.

Habían contado con Jamming, grupo de improvisación madrileño, para provocar una tarde llena de risas y espectáculo. Paula Galimberti, representante del grupo, nos hizo escenificar improvisados encuentros entre toreros y folclóricas; actuar como teteras, astronautas o azucarillos, gritar de alegría al decir el color rojo y, en general, divertirnos mucho. Para prueba, el siguiente vídeo:

Esta fantástica experiencia nos dejó con una misión muy sencilla que ahora les transmito: la próxima vez que prueben un café, improvisen. Disfruten de la experiencia. Y pidan unas galletas Lotus para acompañar.

Os dejo con esa misión gastrónomos, nos leemos pronto.

logo_GdeG

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*