Conseguir nuestro peso ideal es posible

Conseguir nuestro peso ideal es posible

¡Hola gastrónomos!

Soy Lidia Bastián, nutricionista y adicta a G de Gastronomía. Estoy encantada de volver a  escribiros.¿Qué tal las Navidades? ¿Habéis sido buenos? Aquí llego yo de nuevo (la pesadilla) para recordaros vuestros excesos navideños. Pero tranquilos es muy fácil volver a la rutina. Yo os lo cuento.

Enhorabuena si habéis sobrevivido a las 200 comidas con familiares y amigos. Al final la saturación que sentimos nos hace pensar, “¿por dios cuando acabarán las navidades?”. Parece que todo el mundo sea feliz en Navidad. Pero hay algo a lo que nunca estamos preparados: los banquetes. Siempre se cocina de más. Tu madre pasa largas horas cocinando grandes cantidades de comida. Sin saberlo sufrimos la adicción a los banquetes. Cuando llega una noche y pensamos qué cenar empezamos a pensar de forma automática en llenar la mesa de platos. Y cuanto más indigestos, mejor.

Lo que toca después de la Navidad es analizar si nuestro planteamiento sobre alimentación es el más adecuado. No paras de encontrarte a gente y de oír frases como “yo ya tengo que ponerme con la dieta”, “tengo que intentar comer mejor”, “yo tengo que empezar a ir al gimnasio”, etc… Decir que lo intentaremos en vez de ponernos a hacerlo nos hace ver que no hay una motivación real. Si por una dieta entendemos hacer una dieta depurativa de 15 días para bajar los kilos que hemos ganado en Navidad, vamos a recuperar esos kilos cuando volvamos a comer de la forma habitual que teníamos antes de hacer la dieta.

Nuestro objetivo debería ser más ambicioso: APRENDER A COMER DE FORMA SALUDABLE PARA ESTAR EN TU PESO ADECUADO TODA LA VIDA. Si de verdad llevas una alimentación saludable, te va a dar igual que sea Navidad  o semana santa y te excedas en cuatro comidas con familiares y amigos. Si nuestra alimentación general es saludable, te aseguro que un exceso de vez en cuando no va a suponerte un problema.

 

¿QUE HACER DESPÚES DE LOS EXCESOS NAVIDEÑO?

  • No usaremos  dietas hipocalóricas. Es mejor reducir una de las ingestas diarias, especialmente la cena. Si empezamos cuidando nuestras cenas y reduciendo la ingesta nocturna (por ejemplo; una ensalada, una pechuga de pollo y un yogur)  y mantenemos el resto de las comidas normales y variadas, se puede perder peso de forma progresiva. Un cambio drástico siempre conlleva efectos secundarios, como, efecto rebote. Olvídate del clásico “comer menos” y cámbialo por “comer mejor”
  • No dietas proteicas, después de los excesos, porque, nos deshidrata más y nos resta vitaminas.
  • No niegues nada en tu dieta simplemente controla cantidad y producto, por ejemplo pásate a la leche desnatada, yogures desnatados, bebidas sin azúcar, postres a base de frutas,… son la manera más fácil de bajar de peso ¡y casi sin darnos cuenta!
  • No dejes de comer, eso significaría sólo perder peso de manera temporal debido a la pérdida de líquido, además te faltará energía y probablemente termines la dieta con un atracón. Realiza 5-6 comidas al día. Reducir el apetito y aumentar las funciones metabólicas. Prohibido saltarse las comidas.
  • Planifica tus comidas. Lleva una rutina en tus comidas, en cuanto a horarios. No vayas a hacer la compra nunca con hambre y haz una lista para evitar coger cosas de más. 

Conseguir nuestro peso ideal es posible

  • Desayuna todos los días. Además de conseguir energía, tendrás menos hambre a lo largo del día y mantendrás un peso saludable. Debes arrancar el metabolismo desde primera hora del día.
  • Mastica bien  e intenta comer  despacio. No comas de pie. Las señales de que estamos saciados llega a nuestro cerebro media hora después. Masticar bien ayuda a metabolizar los alimentos y comer lo necesario.
  • No te olvides de beber agua (entorno 5-7 vasos de agua). Cada día a través de la sudoración, orina, etc., perdemos líquidos, mantén hidratado tu cuerpo. El agua desempeña un papel en el metabolismo de los alimentos que consumimos. El agua es fundamental, tu piel te agradecerá que bebas. Durante estos días nuestra piel pierde su forma y es importante una correcta hidratación para evitar que se note. Deja los refrescos en el supermercado.
  • Aumenta tu consumo de fibra. Produce sensación de saciedad por el retraso del vaciamiento gástrico, evitando picos de glucosa en sangre, que nos dan más hambre. Alimentos integrales.


Conseguir nuestro peso ideal es posible

  • Vuelve a las frutas y las verduras, durante las fiestas son alimentos que dejan de ser protagonistas, sin embargo nos ayudan a reducir las calorías gracias a su gran aporte de fibra y además tienen un contenido en vitaminas y minerales muy elevado.
  • Cuidado con la sal. Elegir alimentos bajos en sal y sodio.  Un consumo excesivo de sal provocará retención de agua y eleva la presión sanguínea.
  • Evita freír los alimentos.  En su forma cruda, estos aceites son muy saludables, contienen ácidos grasos esenciales y son muy ricos en vitamina E pero al calentar este aceite, va perdiendo sus atributos saludables. La mejor forma de cocinar los alimentos es al vapor o hacerlos a la plancha con apenas unas gotas de aceite.
  • Al margen de la dieta, es conveniente que vuelvas a hacer algo de ejercicio físico. Vale desde apuntarse a un centro deportivo, como, adoptar la costumbre de caminar a paso ligero cada día 40 minutos, como jugar una pachanga con tus amigos, todo es válido. ¡Muévete!
  • Deshazte de todos los dulces que han quedado en tu casa después de las Navidades. Prohibido caer en la tentación más.

 

UN EJEMPLO DE UN MENÚ SALUDABLE DE DÍA

Conseguir nuestro peso ideal es posible

Espero que estos consejos os ayuden a volver a la normalidad. Es muy fácil.

¡ÁNIMO GASTRONOMOS! 

 

Lidia Bastián 

Fotografías de Unsplash

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*