Al horno y punto. Cochinillo en mi casa, ¿Qué pasa?

Al horno y punto. Cochinillo en mi casa, ¿Qué pasa?

La primera vez que comí cochinillo, fue en Segovia. La siguiente, en Segovia. La siguiente a esa, en Segovia también. Sin embargo, la última vez que comí cochinillo fue en Madrid, en la presentación de “Al horno y punto”, el nuevo producto de Tabladillo, una empresa dedicada, desde hace más de cincuenta años, a la matanza y comercialización del cochinillo blanco.

Resulta que en Tabladillo, se han dado cuenta de lo estacional (navidad) y localizado (Segovia) que resulta su producto, el cochinillo. En el showcooking del otro día nos dimos cuenta de las posibilidades reales de este producto.

Porque, por un lado, se esmeraron en presentar un menú a base de cochinillo que sorprendiese a todos. Piruletas de cochinillo. Carpacho de cochinillo. Cochifritos. Las variables que se imaginen, acompañadas de patatas, diferentes salsas y ensaladas.

Por otro, nos relataron las bondades de la carne de este animal. Asociamos el cochinillo a comidas copiosas que dejarían a un hombre fornido derrotado durante toda la tarde, pero en realidad no tiene por qué ser así. Su contenido en grasas está por debajo de lo que es habitual, casi cercano al de otras como el pollo. El problema está en el vino que te bebes con la comida, el jamoncito de antes… claro, así cuesta más recuperarse.

Por último, Tabladillo presentó el arma definitiva, la manera última de comer cochinillo sin necesitar reunir a toda la familia por nochebuena ni tener que desplazarnos hasta el Mesón de Cándido. Se trata de “Al horno y punto”, un pack que recoge un cuarto de cochinillo fresco que, siguiendo tres sencillos pasos para su horneado, puede ser disfrutado en casa.

Si les apetece darse un capricho y tienen invitados a comer, “Al horno y punto” es la forma más limpia y rápida de sorprender. Se lo dice un servidor que lo ha probado y se ha quedado maravillado con lo tierno y crujiente del resultado final. Así que ya saben gastrónomos, busquen el producto en su supermercado de confianza y me cuentan qué tal.

By Santi Alveru

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*