Barquillos y los barquilleros en Oviedo

Barquillos y los barquilleros en Oviedo

Están en peligro de extinción, y es una pena. Quizás mis primeros recuerdos gastronómicos me remonten al parque San Francisco de Oviedo con abue. ¿Quién olvida el sabor de los barquillos? Por aquel entonces, mediados de los años noventa, había varios barquilleros distribuidos por el parque y casi siempre tenías la suerte de toparte con uno de ellos,  convencer al cuidador en cuestión para que te obsequiase tu buen comportamiento y acabar paseando con un barquillo artesano en la mano.  ¡Si es que los gastrónomos/glotones nacemos con ello!

Ahora ya no queda casi ninguno en el parque San Francisco y raro es ver uno de esos contenedores rojo brillantes relleno de delicias crujientes. ¿Habrán sido los bollos industriales o habremos sido nosotros con nuestra vida fast los que hemos causado la desaparición de estas instituciones de la infancia?

Hace tiempo me llevé una sorpresa enorme al ver que en pleno centro de Madrid se encontraba una de estas especies en peligro de extinción: un simpático señor vendiendo sus galletas artesanas. Allí, en medio del ajetreo de la capital, estaba este amable barquillero. Con apenas 3 euros conseguí dar un salto espacio-temporal, volver a la infancia, al parque, a la seguridad de la mano de la abuela y al sabor de la niñez, de la inocencia. ¿Cómo puede un alimento traer tantas sensaciones?

barquilla
El barquillo causante de tantos recuerdos gastronómicos.

¿Vamos a dejar que se pierdan todos estos recuerdos? Hoy estoy gastroreinvindicativa. ¡Defendamos a estos maestros artesanos! ¡Más barquillos y menos bollos industriales para los niños!

G de Gastronomía

8 comentarios

  1. ¡¡¡ole y ole!!! como me gusta lo que escribes, estoy de acuerdo contigo ¡los maravillosos recuerdos de mi infancia y luego de la de mis hijos bien merecen que nos esforcemos por recuperar a los barquilleros!!!!!!!!! RESALADA
    yo te mando un abrazo “de los que hacen crujir los huesos”

    • gdegastronomia

      Muchísimas gracias Pele! Me encanta que seas seguidora del blog. A ver si nos vemos prontito. un besazooo y un abrazo “de los que hacen crujir los huesos” para ti también! 🙂

  2. Soy hijo y nieto de los barquilleros de oviedo….y estais equivocados mi abuela briguda sigue con galletas y barquillos en el pasei de los alamos junto a la heladeria de mi madre enfrente de la estatua de woody allen…asi que ya sabeis donde encontrarla…por cierto una estatua o placa se la merecen en el campo san francisco….son 3 generaciones las que han estado alli con el bombo rojo…saludos

    • gdegastronomia

      Sí es cierto, ella sigue ahí y seguro que me conoce porque le hago visitas con frecuencia. Son como un viaje gastronómico en el tiempo, un viaje a la infancia.
      Opino como tú Juanjo, se merecen un reconocimiento por hacer felices a tantos niños (y no tan niños) y por inundar nuestras calles generación tras generación de un toque dulce. Por desgracia, tu abuela es yo creo de las pocas barquilleras que quedan por Oviedo y es una pena. Dale las gracias en nombre de GdeGastronomía por darnos un trocito de niñez. un saludo 🙂

  3. Mª Angelse Mañero

    Cuanto me alegro de que se de un homenaje a los barquilleros, con su chaqueta blanca y su bombo rojo a la espalda.
    Recientemente hemos estado en un pueblo de Orense, que se llama, Parada de Sil, en los que hay una estatua dedicada a los barquilleros. Parece ser que todos los barquilleros de Madrid, procedían de allí y sus vecinos así los han homenajeado.
    También nosotros deberíamos valorar su trabajo y la alegría que nos daban a los niños, que jugábamos en el Campo San Francisco.
    Me parece una idea estupenda recordarlos.

    • G de Gastronomía

      Muchas gracias por tus comentarios MªAngeles. Personalmente me aportaron una alegría en mi infancia indescriptible, y todavía de vez en cuando se ve a alguno y no puedo resistir la tentación de recordar ese sabor y hacer un viaje al pasado.
      Un gran saludo, felices fiestas y gracias por leer el blog.

      Carmen Ordiz

  4. Mª Angelse Mañero

    Cuanto me alegro de que se de un homenaje a los barquilleros, con su chaqueta blanca y su bombo rojo a la espalda.
    Recientemente hemos estado en un pueblo de Orense, que se llama, Parada de Sil, en los que hay una estatua dedicada a los barquilleros. Parece ser que todos los barquilleros de Madrid, procedían de allí y sus vecinos así los han homenajeado.

  5. Mª Angeles Mañero Requejo2E6G

    Recientemente hemos estado en un pueblo de Orense, que se llama, Parada de Sil, en los que hay una estatua dedicada a los barquilleros. Parece ser que todos los barquilleros de Madrid, procedían de allí y sus vecinos así los han homenajeado.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*