El Aloe vera se cuela en la cocina

El Aloe vera se cuela en la cocina


La comercialización del aloe vera se ha expandido en los últimos años, especialmente en las zonas turísticas, donde los visitantes del centro y norte de Europa aprecian en esta planta la solución a muchos problemas derivados de climas extremos. El aloe vera tiene propiedades curativas para enfermedades como artritis, colesterol y soriasis, entre otras.

aloe01

Esta variedad tiene su hábitat natural en zonas áridas, suelos arenosos, climas tropicales y secos, por ello, Canarias reúne las condiciones idóneas para desarrollar el cultivo del aloe, principalmente en Lanzarote y Fuerteventura, donde la plantación y el turismo van de la mano. Cada vez son más los centros de visitas guiadas que dan a conocer, in situ, el desarrollo de la planta, las propiedades y su transformación.

fabrica_aloe

El fin del Aloe vera ha sido y es curativo, aplicándose siempre a base de productos cosméticos (crema, jabón, gel…). Sin embargo, se suministra cada vez más a través de la cocina, no por su sabor sino por sus propiedades. Hay muchas formas de ingerir esta beneficiosa planta pero la más agradable para tu paladar es en los zumos naturales, especialmente si se hace con frutas tropicales (piña, papaya, mango…) que contrarreste el sabor amargo del aloe vera. La sensibilidad por la salud de los responsables culinarios en Canarias, ha hecho que se pongan manos a la obra e introduzcan, cada vez con mayor frecuencia, el aloe vera en sus platos. Un buen ejemplo de esto es el Carpaccio de tomate majorero con vinagreta de aloe vera, una receta del Chef Toño Alonso, de Casa Toño.

Ingredientes para cuatro personas:

  • 400 gramos de tomate majorero
  • 15 gramos de jugo de aloe vera
  • 30 centilitros de Aceite de Oliva Virgen extra de Fuerteventura
  • 3 gramos de sal de espuma
  • 10 centilitros de vinagre de Módena
  • Ralladura de lima
  • Granada en pepitas
  • 90 gramos de queso majorero curado

aloe02Elaboración:

  1. Pelar los tomates, cortarlos lo más fino posible y extendemos las rodajas por toda la superficie del plato.
  2. Esparcir encima unas lascas de queso majorero curado y unos granos de granada. Una vez que tenemos esto lo conservamos en frío.
  3. Para la vinagreta mezclar sal, aceite, vinagre de Módena, jugo del aloe y ralladura de lima. Debemos tener mucho cuidado para que el aloe no se espese demasiado.

A la hora de servir el plato, lo sacamos de la nevera y esperamos 5 minutos para ponerle la vinagreta de manera abundante. Para finalizar decoramos con un poco de albahaca recién picada.

image1

 

¡Hasta pronto!

carmen_umpierrez

Carmen Umpierrez

para

logo_GdeG

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*