Soy Arzak, el gatito cocinero

Soy Arzak, el gatito cocinero

¡Hola gastrónomos!

Soy Arzak  y le he robado el ordenador a Carmen. ¡A ver si tengo suerte y no se entera!  Soy un gatito sukaldaria (esto es cocinero en vasco amigos), aprendí en las cocinas de los mejores y ahora he acabado en casa de esta “criticona” gastronómica y su novio el comilón. Son buena gente y me dan de comer cosas muy ricas pero me tienen tooooodo el día cocinando. Qué si Arzak cocíname un bonito ahumado, qué si bacalao con sus kokotxas en crema ligera de patata y pimiento verde, qué si mi famoso plato de patata, bogavante y copaiba. Un sin fin de peticiones de mis mejores platos y yo ya estoy cansado de tanto cuisiner.

arzak03
Foto de conmuchagula del plato patata, bogavante y copaiba.

Os voy a contar mi día por que tiene telita. Todo empezó muy pronto esta mañana, Carmen madrugó mucho y se puso a estudiar o algo así, tenía libros, el ordenador y escribía sin parar. De repente cogió mi casa y me metió dentro, bajamos las escaleras a todo trote y entramos en un coche blanco con una luz verde. Algo no pintaba bien en todo esto. Llegamos a un sitio muuuuy limpio y muy blanco y acero inoxidable, y yo me puse muy contento. ¡Por fin una cocina industrial! Pero no, era un sitio lleno de gente con bata, me puse un poquitín nervioso porque me miraron de arriba a abajo. Claro, después de este verano de excesos pensé que me iban a poner a dieta pero ¡no!, resulta que estoy estupendo que volveré dentro de un tiempo a hacer unas cosas que Carmen y la chica de bata llamaron “vacunas”, que suena a algo que se puede cocinar pero bueno como no sabía de qué iba la historia preferí volver a mi casita y esperar a que “la criticona” me llevase de nuevo a casita.

Cuando llegamos de nuevo a nuestro hogar me puse a dormir como un lirón, estaba agotado. Entre hacerle el desayuno a Carmen y el sitio de gente con bata, ¡no podía con mi cuerpecito serrano!.

La “criticona” se puso a acabar el post a toda prisa porque un tal informático de mi tierra estaba preguntando por nuestra entrada del día y ella todo lo que él dice va a misa. A ver si algún día me obedece a mi tanto como a él. Yo mientras tanto estaba en la cocina haciendo la receta de arroz integral con carne de Ternera Asturiana y queso griego que Carmen me había pedido. Me quedó de cine ( y gastronomía) y “la criticona” decidió hacer un post sobre mi plato. ¡Al fin y al cabo no es tan criticona!

Arroz integral con carne. Receta deliciosa y muy sana.

De pronto sonó el timbre y vino mi amiguita Olalla. Tiene el pelo muy suave y también está todo el día con el ordenador como Carmen. Y dice palabras raras como Facebook, Hoosuite, Manantial Times y Twitter. ¡Yo flipo! Pero bueno entre ellas dos se entienden y yo en cuanto aprenda me uniré a su “club de los teclados”. Lo cierto es que esta chica me dio muchos mimos mientras tecleaba sin parar e incluso me dejó dormir la siesta en su regazo. ¡Qué buena es! También estuvo aquí José, un chaval muy majete que me dio un par de mimos pero tiene unas manazas que al principio me daban un poco de miedo. A éste chico me pareció verlo en casa de la señora rubia y el hombre de gafas que dicen que son mi abuelos, en donde había dos gatos veteranos que me tenían una mezcla entre amor y miedo. Coco y Féllix se llaman. ¡Esos si que viven bien! Claro, es que ellos son gourmands y no cocineros, se pasan todo el día comiendo. ¡Vaya vidorra!

gatito

Después de la siesta se fueron todos y me dejaron en casita con un señor muy bueno que me da mimitos mientras lee cosas con dibujos y esculturas. Ese también me cae muy bien. Me preparó el spa y me dio un bañito relajante con masaje incluido. Va a resultar que aquí tampoco estoy tan mal.

Lo mejor del día junto con la siesta en el pecho de Olalla fue la llegada de un montón de chicas guapas que me dieron mimos y besos, me sacaron fotos y me gritaban cosas como “ohhhhhh, que monada” , “es ideal” y muchas cosas que me subieron el ego. Vaya tarde más genial. Yo pensando que estaba gordito y lo que estoy es “cuquísimo”.

Ahora Carmen está hablando de cenar y yo ya estoy temblando porque me van a hacer cocinar fijo. Por cierto, ayer al final cenaron embutido. Se pusieron las botas y yo no tuve que ponerme en los fogones así que genial. A ver si hoy tengo esa suerte. Bueno gastrónomos os dejo con una foto de esta tarde con las chicas guapas, mirad que gracioso estoy con mi toque blanche.

gatogata

 

¡Un mordisquito en el dedito gordo del pie!

Fdo,

254924554

 

Arzak, el gatito cocinero.

 

4 comentarios

  1. Maria Angeles Montoliu

    ¡¡muy bueno!!

  2. jAJAJA además de guapu tengo un nietu escritor!

  3. Libreoyente

    Hola, gatito. Dile a tu “criticona” ama que como escribe tanto y tan deprisa, que sus seguidores no tenemos tiempo ni para leerlo. Róbale más a menudo el ordenador a ver sí así descansa. Ah, y por cierto, yo voy a pasar la receta del arroz a mi “jefa”, seguro que luego me chupo los dedos. Y otra cosa, dilema tu “criticona” ama que hoy estuve en un sitio de la calle Uria, que se llama Ccok Gallery, que a ella que le gusta eso del “take away” (comida “pa” llevar, llamamos los proletarios de siempre), igual le gusta. Me extraña que aún no lo haya descubierto. Bueno, un buen abrazo, y buena siesta.

    • G de Gastronomía

      ¡Hola Alfonso!La criticona como se entere de que le cojo el ordenador me mata,¡parece que tiene oro dentro o algo!. Hoy creo que volveré a robárselo de todos modos porque está un poco acatarrada y cansada, lo sé porque no me ha pedido que le cocine nada en toda la tarde y eso me resulta un poco raro. ¡Qué mandona es!
      El otro día pasamos por delante del Cook Galery cuando me llevo al sitio donde había gente con bata y se paró a mirar, dijo que algún día cogeríamos algo para llevar y lo comeríamos juntos en casa. ¡A ver si es verdad y me libro de cocinar! Un abrazo fuerte amigo y gracias por leer mi sección gatuna. Un mordisquin en el dedo gordo del pie. Fdo, Arzak.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*