Me vuelvo a confesar: mis manías gastronómicas

Me vuelvo a confesar: mis manías gastronómicas

¡Hola gastrónomos!

Hoy toca confesión. Desde bien pequeña amo la gastronomía y desde que aun no llegaba a las mesas ya empezaba a asomar alguna que otra manía gastronómica. Hoy quiero confesarme y que vosotros también lo hagáis dejando un comentario. ¿Estáis preparados? Aquí van 5 de muchas:

-Siempre. siempre, siempre cotilleo los baños de los locales. Mi madre siempre dijo que yo podría hacer una guía de baños porque allá donde íbamos entraba.

-Valoro mucho el pan. Si el pan de un restaurante es malo probablemente me cueste recomendarlo. Me parece muy importante cuidar cada detalle y más uno tan importante como el PAN. Con el café más de lo mismo.

-El café solo sin azúcar y muy cargado.

-Miro las esquinas de todos los restaurantes donde voy. ¿Algún aracnofóbico que lo entienda?  No suele pasar pero allí donde hay campo hay araña y es difícil controlarlas.

-Esto no es manía pero suele pasar. Rompo vasos. Lo admito, de pequeña en casa me llamaban Carmen Rompevasos. He de decir que últimamente ya no los rompo con tanta frecuencia, aunque la fama ya la tengo y no me la quito. No es que lo haga aposta pero no sé tengo superpoderes para romper cristal.

-Odio sentarme de espalda a la puerta. Lo hago si me toca pero no sé, me pone nerviosas, yo creo porque no controlo quien entra y sale. Si puedo me siento ojo avizor para tenerlo todo bajo control.

Os toca a vosotros. ¡Quiero manías!

Dejad un comentario

¡un abrazo gastrónomos!

Firma Carmen Ordiz

 

2 comentarios

  1. ¿Qué me dices del camarero que te coloca los cubiertos en el orden incorrecto? Me pone de mal humor.

  2. Algunos tenemos la manía de intentar colarnos en la cocina…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*