Arzak, el gatito cocinero que además sabe limpiar ¡y bailar!

Arzak, el gatito cocinero que además sabe limpiar ¡y bailar!

¡Hola gastrónomos!

¿Qué tal vuestro día? Ayer no pude venir a compartir con vosotros mi día porque me apoyé un segundo en la cama a las 22.00 y de pronto eran las siete de la mañana. ¡Qué desastre! Estaba un poco cansada por lo visto así que me vino de maravilla dormir un poco más de lo normal.  Y sí, ya he visto que Arzak ha vuelto a hacer de las suyas y ha venido a hablar con vosotros. ¡Qué pillo! Bueno…¡rebobinamos!

Ayer me levanté prontito y cumplí con la rutina que tanto le gusta a Arzak: desayuno y lectura de nuestros blogs preferidos. Acto seguido nos pusimos las mallas y nos marchamos a bailar para hacer un poco de ejercicio. ¡Teníais que ver que ritmo tiene el gatochef!

Después volvimos a casa nos pusimos guapetones y yo me marché a una reunión con dos chicos muy jóvenes que tienen un proyecto gastronómico muy interesante del que os hablaré en un futuro espero próximo. Después volví a casa con Olalla y Arzak comimos y nos pusimos a trabajar en la entrada de la nueva sección de gastrodecoración. Me encanta compartir con vosotros los utensilios que uso en la cocina. ¡Cómo no se me había ocurrido antes! 

Cuando acabamos con las cositas de la web, Arzak y yo nos pusimos a cortar verduritas en juliana. ¡Un montón! Arzak a la mitad dijo que ya no quería cortar más, que encima ni siquiera le gustaban los vegetales. A ver como hago para convencerle de que son sanas y perfectas para mantener su cuerpecito en línea. ¡Se me ha ocurrido algo! Le diré que si no come verduras no volverán a verle las chicas guapas que le dicen piropos, así seguro que come hasta brécol.

El resultado fue una (deliciosa 🙂 ) sopita de verduras a la que le rallamos un poquito de parmiggiano reggiano (parmesano) por encima:

la foto

Después de la cena fue cuando caí rendida ante los encantos de mi camita y Arzak más de lo mismo. Después de tanto cortar verduras estaba tranquilito y derrotado.

Hoy, al habernos ido a dormir tan temprano ayer, nos despertamos muy pronto y cumplimos con nuestra rutina de desayuno pero castigué a Arzak sin leer su prensa gastronómica porque trepó y me tiró el café. ¡Se ve que quería uno!

Me puse a hacer cosas del blog y a escribir el post del producto de la semana mientras el gatochef afilaba sus cuchillos. Cuando acabó se puso a limpiar la casa y a darme una pequeña lección sobre la importancia de la limpieza en cocina.


10352207_710972102305814_6534368474330883585_n

Después nos marchamos de nuevo a bailar y Arzak se puso sus mejores galas. Teníais que ver que guapete está. Comí a toda prisa porque a las 3 tenía que llevar el coche al taller. ¡Todo en orden!

Y esta tarde fui con Inés y Maria al 26º que ha abierto en Montecerrao y que está ideal decorado y tiene una terraza enorme. Me ha gustado mucho. 

10491082_711145225621835_8149941574470307247_n

10659357_711145175621840_880943906713216687_n

Tras disfrutar de mis amigas en este sitio tan mono volví a casa y me puse a cocinar un poco, en principio sin Arzak ya que estaba en el salón viendo el telediario pero de pronto llegó a la cocina y dijo que me fuera a relajar que se encargaba él de todo. Nos sorprendió con un pescadito al horno delicioso y ¡no manchó nada! Para acompañar el pescado nos deleitó con una ensalada de tomate y cebolleta y calabacín salteado con orégano. No sobró ni una miga.

la foto 1

la foto 2

¿Qué os parece la cena que nos hizo Arzak? ¿Qué habéis cenado vosotros?

Déjanos un comentario. ¡Queremos saberlo!

fdo,

Firma Carmen Ordiz

&

huella

Arzak, el gatochef.

2 comentarios

  1. Flor Fernández Díez

    Una tortilla francesa y unas lochitas de pechuga de pavo y un vaso de leche con Nesquik

  2. Libreoyente

    Ay!, querido Arzak, como te comprendo!, tienes una amita que tiene un ritmo que no hay quién la siga. A mí no me da tiempo a leer todas sus entradas, que sí curso de Protocolo, que sí clases, que sí aceite, que sí instrumentos, que sí baile. Me tiene acogotado.me imagino como estarás tú. Toda mi solidaridad y un fuerte abrazo. Pero en fin, es muy buena choca y nos da muy buenas ideas, así que tendremos que agradecérselo. Un abraso para los dos. Tú resiste.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*